Y de la increíble Tailandia, nos fuimos a un mágico Myanmar, que antiguamente era conocido como Birmania. Éste país realmente nos encantó, recientemente se está abriendo al turista, por lo que al no estar súper explotado, turísticamente hablando, es un destino ideal para descubrir la esencia de un país asiático, con su cultura, su historia, su increíble naturaleza, la calidez de su gente, y obviamente su rica comida.

Nos fuimos desde Krabi, en un vuelo corto hacia Yangon, llenos de esa incertidumbre y ansias que entrega siempre el hecho de viajar a un lugar nuevo.

Llegamos a la ex capital y como toda ciudad grande, nos recibió con harto caos, muchos autos, muchas bocinas, y el calor que nos viene siguiendo de hace meses, llegamos tarde, por lo que los olores de la comida callejera se hicieron sentir muy fuerte, la verdad, mi primera impresión no fue muy buena, error.

Como ya es costumbre, nos ayudamos de la aplicación Happy Cow, en serio bájenla sirve mucho, ya sabíamos que en Myanmar en general todo cierra cerca de las 22.00 pero nos arriesgamos, y estaba abierto, VEGETARIAN CENTER(1) un lugar 100% vegano, que se nota tiene muchos años de trayectoria, lo atiende una familia local completa, donde solo uno de ellos hablaba inglés, de inmediato se hizo notar la calidez de la gente, y esto solo fue el inicio, ni les explico la cara de felicidad del dueño cada día que volvíamos, la comida estuvo exquisita, demasiado sabrosa, abundante y barato, otro dato del lugar, es que el menú, solo está en el idioma local, y te debes guiar solo por las fotos, no nos salió nunca mas de $3.000 por los dos.

VEGETARIAN CENTER

Como sabrán, sino les cuento, Myanmar en general está lleno de templos budistas, de hecho hay más monjes que militares, los que puedes ver sin problemas en las calles desde temprano mientras recolectan donaciones para su única comida diaria. En una visita a uno de los templos más conocidos de Yangón, Shwedagon Pagoda, aparte de impactarnos con lo enorme del lugar, y todos los “rituales” que conllevaba, nos encontramos con el restaurant BODHI NAVA(2) es un lugar super rico si quieren pasar la tarde trabajando, tienen hartas cosas como de picoteo, frutas, jugos, café, nosotros nos pedimos un curry que viniendo desde Tailandia (leer post anterior) no lo recomendamos mucho (la verdad ante todo) y unos falafel con hummus y chapati que si estaban super ricos.

Tres días estuvimos en Yangón, para movernos a Bagán, un infaltable realmente en el itinerario, de hecho, si solo pueden ir a un lugar de Myanmar, personalmente elegiría este, más de 2.000 pagodas en una ciudad café muy tranquila, mucho calor y humedad como ya es de costumbre, ciudad casi sin autos, por lo que también menos bocinas, llena de gente que con una sonrisa solo intenta vender pinturas que alguien más de su familia pintó, o que quiere llevarte a algún punto a ver el amanecer o el atardecer, fue un agrado llegar hasta acá. En cuanto a la comida, lo primero que les cuento, es que desde aquí en adelante, nos empezaron a regalar mucha comida en cada local, el postre siempre fue de regalo y por lo general son frutas, en otros restaurant le suman cosas al inicio, para nosotros, fue muy rico tener estos recibimientos (jaja) Siguiendo, encontramos varios locales con opciones veganas en Bagán, uno de ellos KHAING SHWE WAH(3) donde por $4.000 aprox, nos comimos un curry de berenjenas, unos tallarines con salsa roja exquisitos, y sus cortesías que fueron, té de Myanmar, dulces de anís y distintas frutas, una de ellas, el longan, una fruta pequeña que se pela, muy dulce y rica. Otro restaurant típico de acá, es el 7 SISTERS(4) está super rico para recuperar fuerzas después de los intensos y bellos recorridos entre pagodas con el sol en frente todo el tiempo, aquí fuimos unas 3 veces, las niñas que atienden son super amorosas todas, y ya la segunda vez que fuimos, aparte del postre, nos regalaban también arrollados primaveras, nuestros platos destacados fueron un chapati con una especie de estofado de verduras más arroz, mucha comida y sabrosa, también un plato de tofu, verduras y brotes, por acá el tofu es super fácil de encontrar en muchas distintas preparaciones, creo que hemos probado más de 15 maneras y contando (en mi instagram les he ido hablando sobre esto @SironiJara).

KHAING SHWE WAH

KHAING SHWE WAH

7 SISTERS

Nos tomamos un bus de aproximadamente 6 horas, para salir del bello Bagán, y entrar a Mandalay, la segunda ciudad más grande de Myanmar, un caos parecido al del inicio, pero que nuestra cabeza ya sabía “controlar”, llegamos tipo 15.00, comprenderán que directo a almorzar, fuimos a un lugar recomendado, MINGALABAR(5) no sabíamos si era broma o verdad toda la comida que nos llegó aquí! Por 10.800kkt ($4.800 aprox) nosotros pedimos, tofu frito, exquisito, uno de los mejores que he probado de hecho, papas con porotos de soya y arroz, lo primero, no sabíamos que el arroz se podía pedir cuantas veces uno quisiera (tipo refill de arroz), lo gracioso, fue que antes de llegar nuestros platos, nos llegaron 5 platitos extras los cuales pensamos era nuestro almuerzo, pero NO! Era la enorme cortesía de la casa, la cual también posteriormente venía con postre, uff! Lo recuerdo y me da hambre, por que aparte todo estaba demasiado rico. Y bueno como siempre, no es viaje sin probar comida en lugares verdaderamente locales, esos donde a penas te entienden lo que pides, si que después de ir a ver un par de hermosos templos, fuimos a MOGOK DAW SHAN(6) nos pedimos el plato estrella del local y el más caro, unos domplins de verduras que hacían en el momento, venían 23, y nos costaron 4.000kkt ($1.800) más un jugo, estuvieron super ricos y contundentes.

MINGALABAR

MOGOK DAW SHAN

Nos fuimos de Mandalay con la sensación de haber comido rico, mucho y con un atardecer muy lindo para sumar a nuestros recuerdos.

Y de aquí, tomamos un avión a Kalaw, un pueblito de no más de un par de cuadras, que da el pie inicial para realizar un trekking de 2 o 3 días hacia el Lago Inle, rodeados de mucha naturaleza, subidas, bajadas, y uno que otro tea break en alguna aldea. Se nos venían unos días de harto esfuerzo físico, por lo que felizmente encontramos el restaurant EVEREST(7) sus dueñas son de Nepal, y como ya es costumbre de la gente Nepalí, su comida era exquisita! Por 11.000kkt($5.000 aprox) nos regalaron un par de platos que sumado a lo nuestro fue mucha comida y felicidad para nuestro corazón, si que recargamos pilas y nos fuimos.

EVEREST

Caminamos entre cerros, arrozales secos por la temporada, nubes durante gran parte del camino, sol que tal como aparecían los trabajadores de la zona rápidamente pasaban, 2 intensos días completos para llegar al turístico y fotogénico Lago Inle, lugar construido totalmente sobre el agua y que de llegada te deja boquiabierto debido a esto, mujeres hombre y niños manejando grandes botes donde trasladan lo que sea de un lugar a otro. Nosotros nos quedamos en el pueblo cercano de la orilla lago, también hay que llegar en bote, y aquí nos seguimos encontrando con comida India, es que es rica donde sea ¿o no? NAMAASTE(8) Aquí estaba maravillosa, lo mejor, fue el dhal de lentejas, y el chana masala con rotti y arroz, más unos jugos de piña, la comida tenía un picor leve correspondiente, que hacía que todo funcionara perfecto al comerlo, todo esto nos salió 11.000kkt, los recomiendo totalmente, y para algún gustito dulce, nos encontramos con un afiche que decía ¿Are you tired of rice? La verdad es que esto nunca! Pero si llama la atención, PANCAKE KINDOM(9) un local solo de panqueques dulces y salados, la gente que atiende es muy amorosa, y tienen 2 gatitos muy lindos también, aquí nos pedimos 2 panqueques dulces, la verdad son enormes, y las combinaciones son demasiado ricas, cada uno cuesta 3.000kkt ($1.300aproz).

NAMAASTE

Hasta aquí llegó nuestro lindo recorrido por Myanmar, un país que nos recibió con los brazos abiertos, y con sonrisas enormes en cada lugar al que íbamos, un lugar con mucha historia que encanta y que nadie queda indiferente al estar aquí, si pueden ir, háganlo! Que no se van a arrepentir.

PANCAKE KINDOM

Como siempre, más info o dudas en mi instagram @sironijara