Al comienzo del nuevo año académico la universidad Goldsmiths, que forma parte de la Universidad de Londres, ya no servirá carne de res en el campus. Además de prohibir la carne vacuno, impondrán un impuesto de $0,12 a las botellas y vasos de plástico para desalentar el uso de plásticos de un solo uso, el los ingresos de los cuales se destinarán a financiar iniciativas estudiantiles ecológicas.

Durante los próximos seis años, los educadores de Goldsmiths generarán un plan integral para crear iniciativas futuras que ayuden a la escuela a alcanzar su objetivo de carbono neutral para 2025. El creciente llamado global a las organizaciones a tomar en serio sus responsabilidades para detener el cambio climático es imposible ignorar.

Frances Corner, profesor de la universidad, afirma que “Es obvio que nuestro personal y estudiantes se preocupan apasionadamente por el futuro de nuestro medio ambiente y que están decididos a ayudar a dar el cambio que necesitamos para reducir nuestra huella de carbono de manera drástica y lo más rápido posible”.

Agrega que declarar una emergencia climática no puede quedar en palabras vacías, “Realmente creo que enfrentamos un momento decisivo en la historia global y Goldsmiths ahora se encuentra hombro con hombro con otras organizaciones dispuestas a llamar la alarma y tomar medidas urgentes para reducir el uso de carbono”. Además, la escuela instalará más paneles solares en todo el campus, ofrecerá más opciones curriculares que se centran en la educación ambiental y a partir del 1 de diciembre de 2019 ya no mantendrá inversiones en empresas que generen más del 10 por ciento de sus ingresos de la extracción de combustibles fósiles.

 

¡Cambia tu alimentación con el #VeggieChallenge!