Los aminoácidos son compuestos orgánicos que se combinan para formar proteínas, las cuales son indispensables para nuestro organismo. Están formadas de carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno y entre sus funciones, ayudan a descomponer los alimentos, al crecimiento o a reparar tejidos corporales, y también pueden ser una fuente de energía.

Los aminoácidos son también los encargados de permitir la contracción muscular o mantener el equilibrio de ácidos y bases en los organismos. Aparte, cada uno de los diferentes aminoácidos cuenta con una función independiente.

De los cerca de 250 aminoácidos que existen, hay 20 aminoácidos, denominados proteinogénicos, que se consideran importantes y esenciales para el correcto funcionamiento del organismo y que se dividen de la siguiente forma:

Esenciales
Son aquellos que no produce el cuerpo y por lo tanto han de adquirirse a través de alimentos: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.

No esenciales
Son los aminoácidos que sí produce el cuerpo: alanina, asparagina, ácido aspártico y ácido glutámico.

Condicionales
Son necesarios para paliar ciertas enfermedades o el estrés: arginina, glutamina, tirosina, glicina, ornitina, prolina y serina.

Pese a los nombres en su clasificación, tanto los esenciales como los no esenciales tienen la misma importancia para el cuerpo, necesitando de un equilibrio entre las cantidades de ambos en nuestra dieta habitual. Esta cantidad igualmente varía en cada persona, siendo la edad o el desgaste físico y mental factores variables en este aspecto.

Los alimentos vegetales ricos en aminoácidos que debes considerar en tu dieta son los siguientes:

La soya

Valen los brotes, pero también el tofu, el edamame, el grano, el miso o la propia leche de soja. Este vegetal es uno de los pocos que contiene los nueve aminoácidos esenciales, y además tenemos la suerte de que la soja y sus derivados son bajos en grasas. Siempre que podamos elegiremos una soja orgánica o ecológica.

La quínoa

Uno de los superalimentos del momento es la quinoa, rica en proteínas y que comparte con la soja el privilegio de estar en el selecto club de alimentos de origen vegetal con todos los aminoácidos esenciales. Aunque depende de la variedad (un 16% de la amarilla y la roja son proteínas, en la blanca el porcentaje bajaría al 14 para la quinoa blanca) una taza de quinoa nos puede aportar 8 gramos de proteínas.

Mantequilla de maní

La mantequillas de frutos secos (maní, almendras, castañas de cajú, nueces) son sumamente versátiles, porque encajan a la perfección en preparaciones saladas y dulces. Si la consumes, asegúrate de consumirla en su estado más puro posible, y que tu frasco de mantequilla contenga solo el fruto seco en cuestión, ya que dos cucharadas de mantequilla de maní contiene 7,1 gramos de proteína, mientras que la de almendra posee 6,7 gramos de proteína, en la misma proporción.