El Comité Ambiental de Brasil (CMA), un comité permanente del Senado responsable de emitir opiniones sobre temas ambientales, aprobó el 10 de julio un proyecto de ley que clasifica a los animales no humanos como seres sintientes dotados de derechos. El proyecto fue presentado por Ricardo Izar, un legislador progresista que representa al estado de São Paulo.

Aunque la Constitución de Brasil prohíbe la crueldad hacia los animales y afirma que el gobierno debe proteger a los animales de la crueldad, el Código Civil brasileño establece solo dos categorías legales: personas y cosas, clasificando a los animales como si no fueran más que propiedad.

En caso de que esta nueva ley (PLC 27/2018) entre en vigencia, los animales ya no serán tratados como objetos inanimados y serán reconocidos como seres sintientes, que poseen naturaleza biológica y emocional, así como capacidad para sufrir. Esto prohibiría el tratamiento de los animales como una mera cosa, garantizando la protección jurisdiccional en caso de violación de los derechos y autorizando a la Fiscalía a presentar una demanda siempre que se amenacen los derechos de los animales. En su artículo 3 los proyectos de ley establecen:

Art º. 3 Los animales no humanos tienen una naturaleza sui generis y están sujetos a derechos despersonalizados, de los cuales deben disfrutar y obtener protección jurisdiccional en caso de infracción, prohibieron su tratamiento como cosas.

El texto inicial del proyecto de ley mencionaba “animales domésticos y salvajes”, pero luego se modificó para mencionar “animales no humanos” que en principio también extenderían la protección a los animales de granja. Aunque esto podría ser inicialmente una protección simbólica, podría fortalecer los argumentos legales a favor de los animales y abrir precedentes interesantes para litigios estratégicos.

El proyecto de ley, que ya fue aprobado por la Cámara Baja del Congreso, ahora debe ser aprobado por la Cámara Alta (Senado), que actualmente está llevando a cabo una consulta pública para averiguar cuántas personas están a favor del cambio. Los activistas brasileños necesitan de toda la ayuda posible para decirles a sus legisladores que los animales no son objetos y que queremos un cambio. Puedes votar desde el extranjero:

Haz clic aquí y vota SIM (sí) para la aprobación del proyecto de ley.

Si se aprueba en el Senado, el proyecto de ley enfrentará su última y más difícil etapa, que es la Sanción Presidencial de Jair Bolsonaro, el nuevo Presidente electo que está estrechamente alineado con el llamado bloque ruralista en el Congreso Nacional, formado por granjeros a gran escala y ganaderos.

 

¡Firma la petición #NoSonMuebles de Chile!