En la medicina tradicional china el mijo proporciona una energía estable y duradera. También remineraliza el cuerpo y nos da lucidez mental. Para darle buena consistencia, una vez que el agua se haya reducido, agregar aceite de coco, levadura nutricional y revolver con energía. Podemos usar tanto agua como leche vegetal para la cocción; con la segunda opción queda más cremoso. Igual que un porridge de avena pero con mijo. Rico y saludable.