Una opción rica, simple y fácil que no falla. ¡No hay pasta sin pesto! Partiendo de la receta tradicional: piñones + ajo + albahaca + aceite de oliva + sal 〰 su versión con espinaca. Solamente se debe reemplazar la albahaca por hojas frescas de espinaca y ¡voilà!