Maravillosas noticias nos llegan desde el otro lado del mundo, y es que París ha sacado una nueva resolución que prohíbe la utilización de animales salvajes en las presentaciones circenses.

Con esta nueva resolución la ciudad francesa asegura el fin de los circos de animales para  del año 2020. Sin embargo, como una medida paliativa para este tipo de negocios, la ciudad otorgará una recompensa de €50,000 ($43 millones aprox) durante un período de tres años a aquellos circos que acuerden de forma contractual acabar con la explotación con este tipo de animales.

París es una de las ciudades con mayor número de espectáculos circenses, y hay tres de ellos que se dedican al adiestramiento de animales salvajes, el primero es el Cirque Royale Bouglione y Gruss, quienes poseen su propia tierra. La buena noticia es que los permisos de renovación por el territorio deben renovarse para el año 2020, momento en el que deberán acatar la resolución.

“Ya no daremos autorización para el uso del espacio público a ningún circo que presente espectáculos con animales salvajes”, dijo Penélope Komitès, secretaria de París para City Nature. “Todos podemos celebrar colectivamente esta decisión, que marca un avance social exigido por todos los franceses”. Con esta medida París se une a otros 65 municipios franceses, y a una creciente lista de países, entre ellos Reino Unido, uno de los más recientes en adherirse al cese de maltrato en circos.

Imagen t13.cl

Imagen t13.cl

Existen muchos países que ya cuentan con una política de tolerancia cero a este tipo de prácticas, sin embargo, en Chile aun no existe una ley que proteja a los animales salvajes que muchas veces son víctimas de maltrato al interior de este tipo de recintos. Uno de los casos más simbólicos de explotación de animales en circos chilenos es el de “Ramba” una elefanta que por más de cuarenta años vivió en cautiverio y sufrió maltrato y abuso en estos espectáculos. En octubre de este año, luego de una vida en privación de libertad,  fue trasladada al Santuario de Elefantes en Brasil.

El año 2017 se presentó un proyecto de ley, con el apoyo del Gobierno, que apuntaba a prohibir la utilización de animales de todo tipo en los circos, un tema que causo un acalorado revuelo en el Senado, pero que aun no tiene un fin resolutivo.

Uno de los sostenedores de la iniciativa es Guido Girardi, quien expresó en el momento que un animal no es un “bien mueble”, y que los circos son como una forma de esclavitud y cárcel para ellos. Sin embargo, existen opositores que se niegan a aprobar este tipo de proyectos, como la senadora Ena Von Baer, quien no considera el uso de animales para el entretenimiento como una forma de maltrato.

Es un hecho que hasta la fecha estamos en deuda con una ley que proteja los derechos de los animales. La campaña #NoSonMuebles creada en el año 2015, busca incluirlos en la Constitución chilena como seres sintintes. A puertas de una instancia decisiva para el país requerimos tu ayuda para que se escuche esta petición que ya cuenta con el apoyo de más de 180.000 personas.

¡Firma la petición en https://www.change.org/p/nosonmuebles!