La manteca de karité es un principio activo que se obtiene del fruto de la nuez seca del árbol con el mismo nombre, proveniente de África. Además de ser excelente para el uso cosmético, la manteca de karité no es un ingrediente cualquiera. Así lo ha demostrado The Body Shop, ya que este es el componente estrella de uno de sus aclamados Body Butters, para el cual obtienen esta nuez de manera sustentable a manos de “La Asociación de Manteca de Karité para mujeres de Tungteiya” en Ghana; una comunidad que le ha permitido empoderarse a cientos de mujeres de la zona.

El uso y procesamiento de la manteca de karité proviene de una tradición que ha permanecido intacta durante generaciones para las mujeres de Ghana, y es que sus propiedades nutritivas les han permitido nutrir y proteger su rostro, cuerpo, cabello y labios del viento seco del Sahara. Anita Roddick, fundadora de The Body Shop, descubrió este secreto de belleza cuando visitó Ghana por primera vez en 1992 y conoció a las mujeres inspiradoras que lo atesoran.

La manteca de karité se caracteriza por su rica textura y alto contenido de ácidos grasos lo que es altamente beneficioso para nutrir y humectar la piel. Este maravilloso ingrediente natural es capaz de regenerar la piel y al mismo tiempo protegerla de factores externos.

Sin duda, un ingrediente que debemos considerar a la hora de cuidar nuestra piel, y más aún si podemos obtenerlo en productos que son sustentables; y que al mismo tiempo promueven un comercio justo para las mujeres trabajadoras. “Cuando miro los estantes de productos, no veo una manteca corporal de karité. Veo una escuela, un pozo limpio, clínicas en buen estado: veo mujeres salir de la pobreza”, explicaba Roddick.

Este mes, aprovecha la promoción 3×2 en productos The Body Shop para probar la manteca de karité.