Tengo 28 años, si sacan la cuenta, crecí en la década de los 90, con las melodías de Nirvana en mis casetes, y con la frase “¿quiénes son las reinas de la noche? que impuso Adrenalina.

En esa misma década, pertenecí al grupo de niñ@s que a sus cortos años debía trasnochar para poder ver Los Simpsons, recuerdo que los daban el viernes, después de Video Loco y en ese entonces me costaba entender por qué diantres los transmitían tan tarde, si eran “dulces monitos” (años después, sin la misma inocencia, entendí las tallas doble sentido y me quedó más claro).

Desde aquella época, las historias de esa singular familia me han hecho reír. Peeero también originaron que mis amigos pudieran reírse de mi gracias a Lisa Simpson, la correcta hija de Homero y Marge.

Resulta que más de alguna persona me molesta diciéndome que me parezco a ella, al principio yo no le encontraba ninguna gracia al comentario. (¡nadie quiere parecerse a una niña ñoña!) pero debo asumir que Lisa y yo… sí nos parecemos.

  • Me gusta estudiar, sí señores. Nunca  fui matea, pero si me regalan becas para hacer postgrados no me enojo (CTM  soy una ñoña)

  • Me gusta la naturaleza. Cuando era chica pertenecí al Club Arboliris y andaba con mi carnet recogiendo la basura que dejaban en la calle (lo que a mi papá más de una vez no le pareció muy buena idea jajaja), además “Flora y Fauna” fue uno de mis álbumes preferidos y, por si fuera poco, me leía con total entusiasmo los libros educativos del Profesor Rosa (en esa época no contaba chistes, él educaba jajaja).

  • Soy vegetariana. Tampoco me como a los animales y defiendo mi postura con total convicción. Y así como Bart, mi pololo me canta “no vives de ensalada” riéndose al son de la melodía.

No importa que se burlen de Lisa Simpson, que toque mal el saxofón y quiera salvar el mundo y sus animalitos. Tiene todo mi respeto por su consecuencia, del mismo modo, no importa que me molesten por ser vegetariana, yo cada día me siento más orgullosa de serlo 😉