En el mundo existen más de 38.000 tipos distintos de hongos y aunque algunos son venenosos, la mayoría son comestibles y muy nutritivos, aportando una gran cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y fibra a nuestro organismo.

A continuación les presentamos un breve listado de los hongos y setas comestibles más importantes a nivel mundial:

Champiñones
También llamados hongos de París, son los más cultivados y conocidos de Occidente y aunque se comercializan todo el año, su temporada de cosecha es en otoño. Son blancos, de sabor suave, delicado y algo terroso, se pueden comer de muchas formas: crudos, cocidos o en conserva, lo más importante es no mojarlos demasiado porque su carne es muy porosa y absorben mucha agua, por eso hay que limpiarlos con un paño seco.

Portobellos
Originarios de las costas del Mediterráneo, son de la misma especie que los hongos de Paris y se cultivan en todo el mundo, pero a diferencia del champiñón blanco, el portobello es mucho más grande, su sombrero llega a 15 cm y es de color marrón claro, con un sabor más intenso, textura más firme, carnosa y muy versátil se usan como acompañamiento o como entrada, crudos, grillados o apenas salteados.

Shiitakes
Originarios de China, muy difundidos en las cocinas de todo el Sudeste Asiático, con un sombrero de color marrón oscuro a café claro y su interior de color crema. Tienen aroma fuerte a madera y se pueden cocinar de varias maneras: a la parrilla, salteados o en sopas y como su textura es muy resistente aguanta muy bien cocciones más largas. Son ideales para guisos, sopas a base de dashi, maki sushi o ensaladas.

Trufas
Son los más caros del mundo y su precio es exorbitante. Los principales productores del mundo son Francia, Italia y España Hay trufas blancas y negras y se pueden comer crudas o cocidas, en láminas, en rodajas, en dados, ralladas o en aceite. Se las considera “el aromatizante por excelencia” y se usan en una enorme variedad de platos para darles un toque de distinción.

Gírgolas
Uno de los hongos salvajes más codiciados, fáciles de reconocer por su sombrero con forma de abanico, también llamados ostras u orejones. Su color varía de gris a pardo y a medida que van madurando se vuelven más amarillentos y a veces de color rosado. Su aroma es fuerte, con textura suave y delicada y en general se comen salteados con arroces y pastas o grillados con aceite de oliva y ajo.

Huitlacoche
El huitlacoche es un hongo del maíz (choclo), en México este hongo es considerado una herencia culinaria desde épocas prehispánicas, su sabor es delicado y ligeramente ahumado, con una textura deliciosa, el hongo habitualmente se consume guisado con ajo, epazote y acompañado con alguna salsa; también es ingrediente de platillos como quesadillas, tacos, omelettes, crepas, budines y sopas.; al cocinarse, las porciones blancas o grises van cambiando de color convirtiéndose en el tradicional negro.