¿Qué es una hamburguesa? Si buscamos en la web, la primera definición que aparece es “alimento que se prepara con carne picada de animales vacunos, cerdo o aves, generalmente condimentada con sal, pimienta, ajo y perejil, y forma redonda y plana; suele asarse a la plancha o freír”. Pero la realidad demuestra lo contrario; existen versiones vegetales como una alternativa sana y nutritiva a las clásicas de carne que aportan más vitaminas y minerales.

Aunque existen muchos ingredientes que podamos usar … hay una fórmula útil que nos puede ayudar a la hora de armar hamburguesas vegetales que sean balanceadas, completas y siempre diferentes.

  1. La Base: CEREAL + LEGUMBRE

Debés elegir un ingrediente del grupo de los cereales y otro de las legumbres. ¿Por qué? Porque son mejor fuente de proteínas si se consumen juntos. Algunos de los cereales más utilizados son: arroz yamaní, quinoa, mijo, cebada perlada o trigo burgol. Algunas de las legumbres más populares son: garbanzos, arvejas, lentejas y los porotos (en todos sus colores y variedad). Podés combinar diferentes legumbres y cereales en la misma hamburguesa.

  1. El Pegamento o aglutinante

¡Elemento fundamental! Es lo que une a la hamburguesa y permite que no se rompa. Son ingredientes que atrapan la humedad de la preparación y ayudan a formar una masa. El “pegamento” puede ser harina (en todos sus formas), germen de trigo, avena, fécula de maíz, pan rallado, etc.  

  1. El Sabor:

Finalmente, vas a terminar de cerrar el sabor con vegetales y especias. Es importante que las verduras no tengan mucho líquido, pero más allá de eso las variedades son infinitas: puré de calabaza, batata, espinaca o acelga picada, zanahoria rallada, cebolla, cebolla de verdeo, puerro salteado, zuchini picado, puré de ajo asado, brócoli o coliflor horneado, cilantro o perejil picado, ralladura de limón o lima, semillas de mostaza, curry, pimentón, cúrcuma, semillas, etc. La lista puede seguir y seguir …

  1. El Tamaño

Podés hacer pequeñas albóndigas, croquetas o hamburguesas grandes y contundentes. Podés apanarlas, rebozarlas en semillas o simplemente colocar cucharadas de la mezcla en la sartén. El tiempo de cocción es relativo, mientras estén doradas por fuera y calientes por dentro, están listas para comer.