¿Lo hiciste alguna vez? Es muy fácil, pero requiere mucha paciencia sobre todo si tenés licuadora de mano. Pero, te queda así como vez en la foto. No vale comerlo a cucharadas. Es para que hagas la torta que vos quieras. Yo te recomiendo usar el agua de la lata de los garbanzos, que es bien concentrada. Eso se llama “aquafaba” y permite hacer todo tipo de preparaciones hasta lo podés agregar en un budín, cuando lo preparas para que quede súper aireado.

Otro tip: hacelo el mismo día (si es posible unas horas antes) porque después tiende a desarmarse y se separa la espuma del agua. Por eso siempre preparalo con poca antelación. Acá te dejo la receta, vos después contame qué te parece.

Ingredientes

1 lata de garbanzos (te quedas con el agua)
50gr de azúcar (mascabo, orgánica, la que quieras)
1/2 cda de cremor tártaro o una cucharada de jugo de limón (ayuda a estabilizar el merengue, si no tenés no pasa nada, pero esto ayuda a que quede más firme)

Preparación

En un bowl volcar el agua de los garbanzos (los garbanzos los usas para hacer hummus, garbatún, ensaladas, lo que quieras).
Agregar una pizca de sal y batir hasta que se empiece a formar una espuma.
Agregar el cremor tártaro p jugo de limón y de a poco el azúcar.
Batir bien hasta que crezca.
La clave para saber si ya está es tomar el batidor, invertirlo y no tiene que caer nada. El pico de merengue debe mantenerse firme.