El corto de 15 minutos cuenta la historia de Jay Wilde, un ganadero inglés que decidió terminar con la explotación animal en su granja y llevar a sus vacas a un santuario a 300 kilómetros de su hogar, después de haberse hecho cargo de la estancia desde 2011.

Jay y su esposa tomaron esta decisión después haber visto crecer a las vacas por años y sentir culpa por condenarlas al matadero. “Sientes como si las hubieras traicionado”, cuenta Wilde en el documental.  Por esta misma razón, abandonarán la crianza de animales para dedicarse a la agricultura de alimentos orgánicos.

El documental, producido en Inglaterra, obtuvo la noche del domingo pasado el premio al Mejor Corto Británico en la ceremonia de los BAFTA, prestigioso galardón entregado por la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión.

Cada vez más gente se está haciendo consciente del sufrimiento animal y de los efectos que el consumo de carnes y productos lácteos tienen en el planeta, ¿Qué esperas tú para sumarte?