La joven pastelería María Manjar lleva un año y medio de funcionamiento y se ha comprometido recientemente con nuestra campaña Chile Libre de Jaulas, invitando a emprendimientos similares a tomar decisiones conscientes con los animales y el medioambiente.

“Como empresa joven vimos la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente desde el principio, agregándole valor a nuestro producto en toda su cadena de elaboración.” – Cuenta María José, dueña de la pastelería. “La decisión de usar huevos de gallina de libre pastoreo fue una de las primeras iniciativas para tener una pastelería más ecológica. Es uno de nuestros principales insumos, y el tener el contacto directo con el proveedor nos asegura la calidad del producto y lo orgánico de su producción. Igual que ellos, nuestra producción también es completamente artesanal, y eso va de la mano con los huevos felices.

Una actitud que se ha vuelto un sello y les ha llevado a ganar el cariño de clientes conscientes y de los más de 12.000 seguidores que tienen en instagram.

Y es que la preocupación por este y otros temas similares está presente en cada  paso del proceso hasta el resultado final. “Finalmente todas las cáscaras de los huevos las retira una empresa, junto a los otros desechos orgánicos, para ser compostados y luego nos entregan el humus generado. Estas decisiones nos acercan a una economía circular y a contribuir en alguna medida al mejoramiento de nuestro planeta.

 

 

En un país donde 15 millones de gallinas viven sin poder jamás dar un paso o extender sus alas dentro de jaulas apiladas, víctimas del estrés constante que les genera la manipulación de la luz dentro de los galpones y la imposibilidad de moverse, iniciativas como las de María Manjar nos dan mucha esperanza en un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *