Ya he mostrado por qué ciertos productos de origen animal como las carnes, el pescado y