Es común escuchar las personas vegetarianas y veganas tienen una mayor predisposición a presentar anemia por falta de hierro. Estas afirmaciones se basan en la creencia de que el hierro de origen vegetal de la alimentación vegetariana es de una absorción muy baja comparado al hierro que proviene exclusivamente de las carnes.

Lo primero que debemos tener claro es qué es la anemia: la anemia se produce por la falta de glóbulos rojos o la presencia de glóbulos rojos disfuncionales en el cuerpo, lo que provoca una reducción del flujo de oxígeno hacia los órganos. Los síntomas pueden incluir fatiga, palidez, dificultad para respirar, aturdimiento, mareos o ritmo cardíaco acelerado.
La anemia más común en los humanos es la anemia Ferropénica, la que sufrimos cuando tenemos una deficiencia de hierro en sangre, es decir, el cuerpo no tiene suficiente hierro para producir hemoglobina y esto hace que la células rojas de la sangre reduzcan su tamaño.
Sin embargo, también es posible tener anemia por deficiencia de vitamina B12, que se produce por todo lo contrario, es decir, por producir glóbulos rojos de gran tamaño. Y la anemia producida por la deficiencia de ácido fólico, causada por la deficiencia de este nutriente en la dieta.
Según investigaciones de la American Dietetic Association y Dietitians of Canada, el riesgo de padecer anemia en vegetarianos y no vegetarianos es la misma. No existe una diferenciación por tipo de dieta, sino que la clave es una dieta balanceada y consumir alimentos que favorezcan la absorción de nutrientes.
Para eliminar el mito de la anemia ferropénica, es clave conocer qué alimentos favorecen la absorción de hierro, puedes leer recomendaciones en este link. De todos modos lo esencial es que te informes y mantengas una dieta equilibrada.