Los políticos alemanes del partido socialdemócratas (SPD) y los Verdes propusieron aumentar el impuesto al valor agregado (IVA) sobre la carne a la tasa estándar del 19%. El pronunciamiento político más claro y rotundo a favor de una tasación fue el del portavoz de agricultura de Los Verdes, Friedrich Ostendorff quien afirmó que, “Estoy a favor de abolir la reducción del IVA para la carne”, y dijo no comprender por qué la carne tenía un IVA del 7% y la leche de avena por ejemplo del 19%. Su homólogo del SPD, Rainer Spieging, agregó que “un impuesto a la carne, como aumentar el IVA al 19%, podría ser un camino a seguir”.

Los legisladores propusieron utilizar los fondos adicionales recaudados por el aumento de impuestos para apoyar el bienestar animal en el país en un momento en que la industria de la carne está bajo un mayor escrutinio por cómo se trata el ganado.

Dicha propuesta no ha dejado a todos los parlamentarios conformes. Robert Habeck, compartió el diagnóstico del problema, pero consideró que no tiene sentido plantear una subida de un impuesto en concreto de forma aislada. Abogó a cambio por redefinir todo el sistema fiscal en sintonía con “la gobernanza ambiental y la coherencia social”.

Por otro lado, la ministra alemana de Agricultura, Julia Klöckner, del partido conservador, no descartó el debatir este tema al considerar que “muestra que hay una cierta sensibilidad en torno al hecho de que el bienestar animal cuesta dinero”, dando a conocer la necesidad de inversión en la reconversión de establos, pero descartó que esta medida sea la única opción para mejorar la situación actual. No ofreció sin embargo alternativas concretas y recordó que el consumidor también tiene en su mano mucho poder a la hora de elegir qué tipo de carne consume.

 

¡Cambia tu alimentación con el #VeggieChallenge!