Ninguno de mis apellidos es Bolocco, fui reina en el colegio pero la corona de Miss Chile nunca ha sido mía, soy periodista, pero no gano millones por trabajar en el 13. Tampoco consumo los yogures para el “tránsito lento” que promociona Cecilia y Diana… y aún así: NO sufro de tránsito de lento.

No es que sea “tonta-grave” pero encuentro excesivo el bombardeo de comerciales destinados al tránsito lento en las mujeres. Cada vez que estoy acompañada de mi pololo o amigos y vemos a las hermanas Bolocco prometiendo que con el consumo diario de estos yogures las mujeres “finalmente podrán ir a la baño”,  me miran con cara de “Fran…qué onda, ¿las mujeres no pueden cagar normal ir al baño?

Y es que ese es el mensaje que se entrega: las mujeres tienen problemas para ir al baño y para conseguirlo deben consumir tales productos lácteos.

OK, asumo que es cierto el hecho de que hay miles de mujeres que padecen del famoso tránsito lento, por eso yo quiero darles algunas recomendaciones personales para que tengan mi súper poder de ir al baño sin las Bolocco.

De partida, soy vegetariana, y eso AYUDA MUCHO. Ahora, si son carnívoras, al menos intenten reducir su ingesta de carne, verán la diferencia. Por otra parte, aumenten su consumo de fibra, es decir, agreguen a su dieta alimentos como CEREALES – LEGUMBRES – FRUTAS – VERDURAS.

No soy nutricionista ni estoy en contra de que existan productos que ayuden con el tema, sólo quiero decirles que siendo mujer uno puede tener una digestión completamente normal prescindiendo de tanto lácteo (hecho con leche de vaca que debiese estar tomando el ternero).

Si al despertar toman un jugo natural de pomelo o naranja, desayunan leche de soya con pan integral y se llevan de colación una fruta ¡verán que andarán más deshinchas que las bolocco!

MENOS CARNE Y MAS FIBRA, ieso es todo nenas! 😉