Sin duda, el mundo ha estado a la expectativa del nacimiento del “bebé real” los últimos meses. Y con todos los ojos sobre ella, la Duquesa de Sussex ha derribado ciertas tradiciones y ha expresado que una dieta vegana sería la mejor opción para su primer bebé, según rumores. Al menos, ya pintó la pieza del futuro bebé con pintura vegana, lo que sería el primer paso en una crianza libre de productos de origen animal.

Meghan desde hace un tiempo ha estado siguiendo un estilo de vida vegetariano, ya que de lunes a viernes no consume ningún producto de origen animal -aunque a veces sí lo hace los fines de semana-, e incluso ha convencido al Príncipe Harry ha optado por tratar de comer menos carne y de incluir más vegetales en su dieta.

Aún así, la Reina de opone a esto; es conocida su afición a la caza, tradición que lleva años en la corona. Podría pensarse que una alimentación “plant based” no concordaría con la forma de vida en el palacio ni con las tradiciones, no obstante, el mundo está cambiando. Incluso esta vez miembros de la misma realeza, han tomado conciencia acerca de la forma de alimentarse, ya sea por salud, por la necesidad urgente de cuidar el planeta o por el amor hacia los animales. Una sociedad más amigable con el entorno está siendo cada vez más posible.