Actualmente nos enfrentamos a una crisis climática que ha logrado despertar a millones de personal alrededor del mundo. Grupos en distintos lugares del globo se han organizado para ayudar a combatir este problema que sin lugar a duda ha llegado a su punto más grave en los últimos años.

El plástico es uno de los materiales contaminantes más utilizado en nuestro planeta. Todos hemos visto alguna vez los desgarradores videos de especies marinas afectadas por los residuos que se lanzan al mar, desde tortugas marinas con las vías respiratorias cerradas hasta ballenas en peligro de extinción muertas por la ingesta de basura. Cambiar nuestro estilo de vida por uno vegano ayuda a reducir nuestra producción de residuos, sin embargo, hay mucho más que podemos hacer para lograr vivir de manera más sostenible, especialmente en las condiciones climáticas actuales. Sigue estos 10 consejos para reducir tu producción de plástico:

  1. Lleva SIEMPRE una botella de agua reutilizable

Siempre, siempre, siempre lleva contigo una botella de agua resistente y reutilizable (preferiblemente una de bambú o acero inoxidable) para reducir la práctica enormemente derrochadora de comprar botellas de agua de plástico en la tienda. Aparte de ser carísima, el agua embotellada es una gran fuente de desperdicio plástico, manteniendo contigo una botella de agua reducirás una gran cantidad de basura.

  1. Crea tus propios productos de limpieza en casa

Muchos productos de limpieza domésticos se prueban en animales, se envasan en plástico y contienen productos químicos agresivos que son perjudiciales para el medio ambiente. Una solución práctica (¡y ecológica!) es preparar los tuyos con ingredientes que probablemente ya tengas a mano. Por ejemplo, combina aceite de oliva con sal marina gruesa para lavar tus sartenes de hierro fundido y dejarlos brillantes.

  1. No pidas bombilla en tus bebidas

Si bien esto puede parecer un acto pequeño, desperdiciamos aproximadamente 185 millones de bombillas de plástico al año (terminando en vertederos o vías fluviales). Lo que puedes hacer para transformarte en un ecológico del siguiente nivel es invertir en una bombilla de acero inoxidable o vidrio que puedas llevar contigo cuando sea necesario. ¡Las tortugas marinas te lo agradecerán!

  1. Compra en la sección a granel

Dile adiós a los envases aprendiendo a comprar en la sección a granel como un profesional. Simplemente lleva tus propios frascos de vidrio/madera y bolsas de tela (si usas un frasco, pídele a un cajero que tome el peso inicial de tu contenedor y escribe el peso en la tapa para que no te cobre por el peso del contenedor). Llena tus contenedores con todos los productos de origen vegetal que necesitas y toma nota del código de búsqueda de precios en el contenedor antes de pagar.

  1. Haz tus propias mascarillas

Sí, esas modernas máscaras de hojas de un solo uso pueden estar de moda en Instagram, pero también generan mucho desperdicio. Haz tu propia mascarilla curativa para aclarar la piel en casa combinando 1 cucharada de arcilla de bentonita con 1 cucharada de agua filtrada. Sin pruebas en animales, ingredientes simples y fácilmente personalizables con adiciones como cacao, cúrcuma y aceite esencial de árbol de té hacen que sea una victoria en nuestra rutina de skin care.

  1. ¡Tus mascotas también pueden ayudar!

Incluso los miembros peludos de tu familia pueden acompañarte en tu viaje ecológico. Cambia las bolsas de plástico para caca de perro y las bolsas de arena para gatos por unas biodegradables para reducir fácilmente los desechos relacionados con las mascotas. Pd: ¿Sabías que la comida vegana para perros es una alternativa más sostenible a las variedades de origen animal?

  1. ¡Nunca olvides tus bolsas reutilizables para el super!

Guarda algunas bolsas reutilizables en tu automóvil y en el trabajo para viajes inesperados al super y evita obtener esas miradas críticas en la caja. Consigue algunas con lindos mensajes veganos para difundir algunos mensajes sutiles (o no tan sutiles) mientras te abasteces de productos frescos y hamburguesas veganas.

  1. Cambia tus productos esenciales para el cuidado del cuerpo por alternativas sin plástico

Todos tienen productos básicos que usan para las prácticas básicas de higiene: máquinas de afeitar, esponjas, cepillos para el pelo y cepillos de dientes (por nombrar algunos). En lugar de siempre usar productos a corto plazo, cambia por opciones duraderas, libres de crueldad y seguras para el medioambiente, y tu rutina de belleza será un sueño ecológico en muy poco tiempo.

  1. No botes tu comida, ¡congélala!

¿Has considerado botar esos plátanos maduros? ¡No lo hagas! Puedes cortarlos y congelarlos para luego preparar un delicioso smothie. Y espera, antes de tirar los restos de vegetales o zanahorias viejas, también puedes agregarlos a un recipiente en tu congelador para convertirlos en un delicioso caldo de verduras casero. ¡Las alternativas caseras siempre son sin plástico y más frescas!

  1. Prepara tus comidas en casa

Pasa los domingos (o cualquier día de la semana) haciendo comidas sencillas o artículos básicos como tofu al horno, verduras asadas y granos cocidos que se pueden juntar en una receta. Esto no solo ayudará a tu billetera cuando llegue la hora del almuerzo, sino que reducirá el desperdicio de recipientes y utensilios para llevar. Además, si vives o trabajas en un área que no es muy vegana, siempre estarás preparado con algo para comer.