Si alguno de ustedes ha leído mis post, sabrá que tengo dos hermanas. Si no tenían idea (ya puh léanme que lo hago por amor a las zanahorias) ahora lo saben. El cuento es que mi hermana menor parte en 3 días a realizar un voluntariado a Sri Lanka, entonces mi hermana mayor, nos invitó a cenar a un lindo restaurante para colmarla de buenas vibras en esta aventura.

¿Dónde fuimos? Al Zanzíbar, un restaurante ubicado en Borde Río que  cautiva con su decoración marroquí. Se define como un restaurante del mundo, ya que en su carta se encuentran platos de distintas latitudes, desde clásicos peruanos hasta exóticas preparaciones de oriente.

Como acostumbro, lo primero que pedí para beber fue una limonada. Estaba exquisita.

 

 

Mientras preparaban los platos, el “picoteo” de la casa consintió en grissinis  con hummusy un dip de zapallo italiano con finas hierbas. Ambas salsas sabrosas y bien hechas.

La carta tiene varias alternativas vegetarianas, no tiene una sección especial, pero al menos considera unas cuantas opciones. De hecho, de los cinco pedidos, tres fueron veggies (¡y eso que soy la única vegetariana de la familia!): lasaña de verduras, ravioles de ricotta al pesto y cous cous con verduras salteadas.

Pese a ser un restaurante “fifi” como diría mi querido Raúl, los platos eran bastante abundantes, no como esos platos gourmet que son pura decoración y no tienen casi nada para comer.

Para finalizar, debo decir que el único punto débil de la noche fueron los postres… ¡extremadamente dulces! aún así,  Zanzíbar se suma indiscutiblemente a la lista de mis recomendados para las zanahorias amigas.

 

Dirección

Borderío / San JM Escrivá de Balaguer 6400 Vitacura, Santiago

Horarios

Lunes a Sábado 12hrs a 24hrs / Domingos hasta 22hrs