Desde hace tiempo que me vengo interesando en la Ayurveda (pueden revisar post relacionados a este tema aquí), cuando viví en Canadá aproveché el acceso gratuito a la biblioteca de la ciudad donde estaba y disfruté cada enciclopedia que había sobre esta medicina tradicional de la India.

En el 2015 participé de un par de talleres y ya el año pasado por fin pude hacer un curso más extenso, en este último aprendí una de las premisas de esta ciencia: “no pongas en tu cuerpo lo que no pondrías en tu boca”. Esto se refiere básicamente a no llenarnos de productos mega procesados para el cuidado de nuestra piel.

En este sentido, el aceite de coco se ha convertido en mi mejor aliado al momento de nutrir mi piel y cabello. Siempre he tenido la manía, de “embetunarme” en crema al salir de la ducha. Me gusta sentir el cuerpo suave he hidratado de los pies a la cabeza.

Bajo esa dinámica, usaba distintos productos (unos más caros que otros) hasta que cautivada e informada por el Ayurveda, decidí dejar un solo producto en el baño, uno natural, bueno, no tóxico, que “efectivamente pudiese poner tanto en mi cuerpo como en mi boca”: el aceite de coco.

He probado diferentes marcas y me quedé con el aceite de coco virgen de NUTIVA por varias razones:

  • está prensado en frío y no refinado, desodorizado o blanqueado
  • es orgánico
  • no está genéticamente modificado
  • cuenta con certificación KOSHER

Si bien, como todo aceite es graso, se absorbe súper rápido en la piel, nunca me ha dejado alguna prenda de ropa manchada y el aroma a coco es agradable, no invasivo.

Además, posee propiedades antibacterianas, lo que lo hace ideal para usar como desmaquillante o como tratamiento de acondicionamiento profundo para el cabello, ya que como comenté anteriormente no contiene sustancias químicas agresivas que dañen las raíces.

Sé que muchos están pensando anticipadamente que estos productos son “caros” en comparación con una crema corporal tradicional del mercado. Déjenme contarles lo siguiente: el frasco que yo tengo es de 414ml y cuesta $10.990, lo ocupo todos los días para hidratar el cuerpo (completo) y me dura mínimo 4 meses, ya que basta con una porción pequeña (como una moneda de 100 pesos por cada pierna más o menos).

¡La relación precio calidad es más que razonable! Así es que los invito a ser generosos con su cuerpo, no sólo debemos preocuparnos de los alimentos que ingerimos, sino también de los ingredientes que ponemos sobre nuestra piel.