Chile no es un emisor relevante de gases efecto invernadero a nivel mundial, pero sí ratificó