Una alternativa económica (al menos en Perú) y vegana al tradicional pesto es usar palta