El día viernes de la semana pasada causó una gran conmoción la noticia de más de 100 aletas de tiburón que fueron encontradas en el techo de la oficina comercial de Vietnam en Providencia, Santiago. Sí, Chile.

Diversas autoridades de gobierno, junto con la cooperación de autoridades de Vietnam, se encuentran realizando una investigación al respecto, ya que el comercio de aletas de tiburón está prohibido en el país, por ley, desde 2011.

En Chile, de acuerdo a estimaciones efectuadas por Oceana, de las 30 especies de tiburones que son capturadas en el país, 15 de ellas son objeto de aleteo, siendo el tiburón zorro, azulejo y el marrajo las principales especies afectadas.

Ahora, ¿Qué es el aleteo? ¿Por qué lo hacen?

La práctica del aleteo de tiburones (llamada en inglés “finning”) consiste, básicamente, en cortar las aletas del tiburón (estando éste vivo) y luego devolverlo al mar (aún vivo).

¿Por qué se devuelve al tiburón con vida, pero sin aletas, al mar? Porque, para el negocio de aleteo, el tiburón se convierte en una carga, en algo inservible. Las aletas son las que valen muchísimo, el cuerpo del tiburón muy poco. Mientras más aletas se consiguen durante “un viaje” en el mar, mejor. Estamos hablando de un objeto, no de un ser vivo, que siente dolor.

Si es que esto te horroriza, podemos ir más allá aún: ¿Cómo llamamos a diversos ejemplares de la fauna marina? “Recursos”. Dejémoslo ahí, por ahora.

¿Para qué conservar los cuerpos de los tiburones, si ocupan el espacio que muchas más aletas o peces de mayor valor (atún/espada) podrían utilizar?

¿Qué pasa con el tiburón? El tiburón, agonizando y desangrando, es arrojado al mar. Sin aletas, el tiburón no puede nadar, entonces se hunde.

Los tiburones necesitan de sus aletas y del movimiento para poder respirar. Si no se mueven, no respiran y mueren asfixiados. Echados a su suerte, en el fondo del mar.

Sí, es desolador. Pero está pasando, aquí y ahora. ¿Creíamos que por estar al fin del mundo aquí no iba a ocurrir? No.
Pero, ¿para qué usan las aletas?

Las aletas, principalmente, en países de Asia como China y Vietnam, son utilizadas para hacer sopa. Sí, sopa que se supone poseer elementos y características “afrodisíacas”. Sin comentarios.

Una sopa de aleta de tiburón, como promedio, se estima costar entre 130.000 a casi 170.000 pesos chilenos (CLP).

Una vida por una sopa chic con falsas atribuciones de viagra.

¿Por qué es un problema?

El tiburón es un predador tope y su presencia es necesaria para mantener los océanos y sus ecosistemas sanos. Ayuda a mantener las cadenas tróficas en orden.

Si los tiburones disminuyen, el equilibrio se ve alterado y los océanos enferman.
Si los océanos enfermos no se recuperan, mueren.
Si los océanos mueren, nuestra vida en la tierra, también. Es así de simple.

El aleteo ha disminuido en 90% poblaciones enteras de tiburones, en todo el mundo.

Cómo tomar acción:

El comercio de aletas de tiburón está estrictamente prohibido en Chile, como anteriormente señalabamos, desde 2011.

Si se toma conocimiento de comercio de aletas de tiburón, la autoridad solicita dar aviso de manera inmediata.

Lista de contacto de entidades de Sernapesca, a lo largo del país, aquí.

Para mayor información sobre la práctica del aleteo, datos estadísticos, etc.,  puedes hacer click aquí.