Si le dijera a mi mamá que estoy consumiendo cáñamo todos los días, quizá piense que estoy fumando marihuana ¿o no? es que algunas personas hacen erróneamente esta relación.

El cáñamo es una variedad de la planta Cannabis sativa que posee niveles despreciables de THC (tetrahidrocannabinol) en las hojas y flores, por lo que es considerada como una planta no-psicoactiva y por tanto su ingesta no genera ningún efecto psicotrópico.

Por sus importantes aportes nutricionales, beneficios para la salud humana y ausencia de sustancias psicotrópicas, los alimentos de cáñamo se comercializan legalmente en diversos países del mundo.

El cultivo de cáñamo también ayuda a limpiar la tierra, regenerar los suelos y prevenir la erosión. Tampoco requiere del uso de pesticidas que son tóxicos para la salud y el medio ambiente. Por lo tanto su siembra y cultivo no genera impactos negativos en el medio ambiente.

Las nueces de cáñamo de Nutranabis tienen un sabor similar al de la nuez, súper fáciles de usar (pueden incorporarlas en batidos, comerlas directo o rociarlas sobre ensaladas -así las consumo yo diaramente-), son altas en proteína y cuentan con una proporción ideal de ácidos grasos esenciales (Omega 3 y Omega 6).

Sin colesterol, gluten, sodio, grasas trans, alérgenos ni preservantes. Únicas con Certificación Orgánica Alemana DE-OKO-021 y no son genéticamente modificadas (no GMO).

Pueden encontrarlas en tiendas saludables como Planta Maestra, V Mart o comprarlas directamente en Nutranabis.