En esta ocasión haré un alto en materia de conservación de océanos, considerando la fecha que se avecina. Un nuevo término de año y, con ello, la bienvenida de uno nuevo.

Muchos tenemos mascotas. Otros no, pero sí tienen amigos que cuentan con una o más. Cada celebración de año nuevo trae consigo los -para algunos de nosotros infames- fuegos artificiales.

Los fuegos artificiales pueden significar un verdadero espectáculo visual para los humanos, pero un absoluto horror para los animales.

A continuación comparto diversos consejos publicados por la Blue Cross del Reino Unido, sobre cómo proteger a nuestras mascotas durante los espectáculos pirotécnicos.

Pequeños animales:

Conejos, hamsters (y otros roedores similares), “catitas”, loros (aves en general) se caracterizan por ser muy asustadizos. Por ello, se recomienda:

Las jaulas que contienen a estas mascotas debiesen, en lo posible, ser depositadas en cuartos interiores y bien aislados.

Hacer aún más confortante el lugar donde el ejemplar suele descansar/dormir.

Si no puedes ingresar la jaula de tu mascota a un lugar cerrado y aislado, intenta “girarla” hacia una pared, de modo tal en que facilite la sensación de seguridad en el entorno.

Cubre la jaula con alguna manta, que sirva tanto para evitar la visibilidad de destellos como el impacto de sonido de los fuegos artificiales.

Perros y gatos:

SIEMPRE mantener a perros y gatos DENTRO de la casa, durante los fuegos artificiales.

Asegúrate de sacar a pasear a tu perro, para hacer ejercicio o sus necesidades, ANTES de que se aproxime la hora de los fuegos artificiales.

Cierra todas las puertas y ventanas, bloquea los compartimientos que tengas en puertas que dan al exterior (para salida de gatos/perros).

Cierra las cortinas y si tus mascotas están acostumbradas al sonido de música o TV (mis gatos adoran en exceso las sinfonías de Metallica, At The Gates y Gojira, por ejemplo) déjalos sonando, pero a un volumen moderado (el objetivo de esto es aminorar el impacto sonoro de los fuegos).

Asegúrate de que tanto tu gato como perro estén usando un collar con identificación. Sabemos que con los gatos esto es más difícil (principalmente si nunca fueron acostumbrados a ello, desde pequeños).

¿No tienes a tu perro aún con collar de identificación? VAMOS, aún estás a tiempo de comprar o “improvisar” uno. Estás a cuánto, ¿$2.000 de ello?

Puedes preparar una suerte de pequeña cueva o túnel, debajo de tu cama o en algún rincón de tu pieza, con objetivo de que tu mascota pueda esconderse y sentirse segura, mientras los fuegos acaecen.

Deja que tu animal deambule, que ladre o maúlle. Si necesita comunicarse, que lo haga. Actúa con normalidad, transmitiéndole la seguridad de que todo está bien y tú estás ahí, con ella/él.

Está bien mimar a tu mascota, pero si ves que ella prefiere esconderse, no lo obligues a salir de su escondite, eso sólo causaría mayor estrés.

Intenta no dejar sola/o a tu mascota, por un largo período de tiempo. Si lo haces, cuando llegues no lo reprimas si encuentras que ha causado desorden o destruido algunas cosas. Recuerda que eso sólo aumentará mucho más su nivel de estrés.

NUNCA lleves a tu mascota a presenciar fuegos artificiales (aunque sea con correa o jaula). Los fuegos artificiales generan un impacto auditivo muchísimo más violento en ellos que nosotros.

Recuerda que estos son sólo consejos, basados en una recolección de experiencias similares. Esto NO significa que sean verdades absolutas y que sean las únicas directrices posibles para cuidar el bienestar de tu mascota.

Cada persona tiene una relación única con su(s) mascota(s) y sabe de qué mejor manera abordar este tipo de situaciones. Lo fundamental, a fin de cuentas, es no sólo preocuparse, sino que OCUPARSE.

Oh, y no lo olviden: Si van a la playa a disfrutar de los fuegos artificiales o a simplemente carretear post-abrazo, ¡NO OLVIDEN LLEVARSE SU BASURA!

¡Felices fiestas!