Hoy les escribo para dejar una recomendación: que vean el  documental del Dr. Masaru Emoto sobre los mensajes que se encuentran ocultos en el agua.

Su estudio por más de diez años se basó en ver las formas que tomaba el agua al ser sacada de diferentes lugares y ser expuesta a diferentes ambientes.
El documental muestra  el poder que tiene el agua de transmitir a través de dibujos en sus cristales las diferentes vibraciones que producen las palabras, la música y la oración, afectándonos directamente y a nuestro entorno.

“El agua tomada de fuentes y arroyos limpios de montañas, formó cristales más bellos en contraste con los cristales deformados y distorsionados formados por las muestras de agua polucionada  o estancada”

Algo interesante fue que se obtuvieron resultados diferentes dependiendo del idioma utilizado. Por ejemplo, la palabra “Thank you” en inglés, “Gracias en castellano, mostró diferentes formaciones cristalinas que la misma palabra en japonés.

Ahora que somos conscientes de eso, quizá podamos comenzar a darnos cuenta de que, incluso cuando los resultados inmediatos no son visibles a los ojos humanos, ellos están ahí. Cuando amamos nuestros propios cuerpos, ellos responden. Cuando enviamos nuestro amor a la Tierra, ella responde. Nuestro propio cuerpo está compuesto en un 70 por ciento de agua. Y la superficie de la tierra también.

El agua, lejos de estar inanimada, está realmente viva y responde a nuestros pensamientos y emociones. Quizá, habiendo visto esto, podamos comenzar a entender realmente el imponente poder que poseemos al elegir nuestros pensamientos e intenciones, para sanarnos a nosotros mismos, así como a nuestro medio ambiente.