Chile no es un emisor relevante de gases efecto invernadero a nivel mundial, pero sí ratificó el Acuerdo de París, comprometiéndose a desarrollar políticas para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de la ONU. Además, algunas de sus exportaciones como pescados y carnes van a requerir muy probablemente sellos ambientales de alto nivel de sofisticación en el futuro. Así se desprende del último índice Coller FAIRR (Farm Animal Investment Risk and Return), que destaca a las multinacionales de la carne y el pescado como las responsables de poner en peligro los objetivos climáticos de París.

De acuerdo al informe, tres de cada cuatro de las compañías de carne y pescado más grandes del mundo (72%) proporcionaron poca o casi ninguna evidencia para demostrar que estaban midiendo o informando de sus emisiones, representando el 14,5% de los GEI (Gases Efecto Invernadero).

¿Qué estarán ocultando? Les dejo este link para que se hagan una idea.