En julio de este año, en un fallo del Tribunal de la provincia de Uttakarhand, se determinó que los animales “tienen personalidad, derechos, deberes y las responsabilidades de una persona viva”.

 

En India la vaca se considera un animal sagrado, se encuentra protegida por ley y no puede ser violentada ni sacrificada ya que se cree que representa a la Madre Tierra. Este mes un tribunal fue más allá y otorgó el estatus de “persona o entidad legal” a todo el reino animal, incluidas las aves y los animales acuáticos.

Esta sentencia resultó del debate sobre la utilización de animales para el transporte de vehículos no motorizados, y busca proteger el bienestar de los animales prohibiendo causarles daño, moretones, hinchazón, abrasiones o dolor severo. Para que esto sea respetado, los habitantes del estado de Uttakarhand serán considerados como “responsables del bienestar y protección de los animales”.