Es una sensación extraña cuando te das cuenta de que en realidad no sabes qué hay en la mayoría de los alimentos que comes. Empiezas a cuestionar incluso los más obvios, y puedes llegar a sentir tu supermercado local como un territorio inexplorado, pero no te asustes. No estamos hablando de aprender un idioma; dentro de una semana te habrás graduado de Lector de Etiquetas Experto, y al final del mes podrás agregar otra palabra a ese título: Lector Veloz de Etiquetas. Los veganos pueden leer las etiquetas de manera asombrosamente rápida, es como un superpoder. Pero te contaremos un pequeño secreto, solo porque sabemos qué buscar…

A continuación, se incluyen algunos consejos que te harán comprar tu comida con confianza. Consulta esto tan a menudo como sea necesario. Y si tienes alguna duda, probablemente sea mejor dejarlo fuera.

– ¿Dice vegano en la etiqueta?

¡Nunca ha habido un mejor momento para volverse vegano! Hay más opciones disponibles que nunca, y el tener Internet significa que podemos revisar casi cualquier cosa, siempre que lo necesitemos. Sin embargo, las etiquetas de alimentos del mundo todavía están poniéndose al día, y es poco frecuente encontrar algo etiquetado como ‘vegano’, aunque cada vez se ha vuelto más popular que las empresas certifiquen sus productos con algún Sello Vegano. Entonces, ¿eso significa que sus opciones de comida se han reducido repentinamente a la suma total del pasillo de frutas y verduras? No. Solo significa que tienes que ser un poco inteligente.

– Etiquetado vegano

Muchas etiquetas dirán si algo es vegano, así que nuestro primer consejo es buscar eso…
Legalmente, una compañía debe indicar explícitamente qué alérgenos están contenidos en un producto, y estos normalmente se resaltan en negrita en la lista de ingredientes, o se indican por separado debajo de ella. Si ves un ingrediente alérgeno no vegano (los sospechosos habituales son los huevos, la leche, el suero de leche y la caseína), entonces ese artículo no es vegano. Si ninguno está en la lista, entonces es muy probable que sea vegano. Pero aquí es donde la lista de abajo se convierte en tu mejor amigo. Siempre escanea cualquier lista de ingredientes para ver si tiene cualquiera de los siguientes insumos.

– Si ves uno de estos listados, entonces el producto NO es vegano:

•Caseína – de la leche (una proteína)
• Lactosa – de la leche (un azúcar)
• Suero de leche. El suero en polvo se encuentra en muchos productos, búsquelo en las patatas fritas, pan y productos horneados, etc.
• Colágeno: de la piel, los huesos y los tejidos conectivos de animales como vacas, pollos, cerdos y peces, que se utilizan en cosméticos
• Elastina: se encuentra en los ligamentos del cuello y la aorta de los bovinos, similar al colágeno
• Queratina: de la piel, los huesos y los tejidos conectivos de animales como vacas, pollos, cerdos y peces.
• Gelatina: se obtiene al hervir la piel, los tendones, los ligamentos y / o los huesos y generalmente proviene de vacas o cerdos. Se utiliza en jalea, dulces masticables, pasteles y en vitaminas; como recubrimiento / cápsulas
• Aspic – alternativa de la industria a la gelatina; Elaborado a partir de caldos, pescados o verduras clarificados y gelatina.
• Manteca / sebo – grasa animal
• Shellac – obtenido de los cuerpos de la hembra escama insecto Tachardia lacca
• Miel – alimento para las abejas, hecho por las abejas
• Propóleo – utilizado por las abejas en la construcción de sus colmenas
• Jalea real – secreción de la glándula de la garganta de la abeja
• Vitamina D3 – del aceite de hígado de pescado; En cremas, lociones y otros cosméticos.
• Albúmina / albúmina – de huevo (típicamente)
• Isinglass: una sustancia obtenida de las vejigas secas de peces, y se utiliza principalmente para la clarificación de vinos y cervezas.
• Aceite de hígado de bacalao: en cremas y lociones lubricantes, vitaminas y suplementos.
• Pepsina: de los estómagos de los cerdos, un agente de coagulación que se usa en las vitaminas.

Solo abordamos los ingredientes más populares que probablemente sean desconocidos. No hemos enumerado los “obvios” como pollo o carne de res, o tipos específicos de pescado o mariscos. Tampoco el largo listado de aditivos e insumos con la letra E, ya que para esos es mejor basarse en las certificaciones veganas disponibles en cada país.

– Algunas cosas para tener en cuenta:

•”Sin lácteos” o “sin lactosa” no significa necesariamente vegano; de hecho, la mayoría de las veces no son veganos. Lee estas etiquetas como lo harías con cualquier otra.
• La glicerina (e) / glicerol, ácido láctico, mono o diglicéridos y ácido esteárico pueden ser de grasa de matadero, pero también pueden ser veganos. Si son derivados de vegetales, debería decirlo en la etiqueta o tener algún Sello Vegano.
• En EEUU y otros países, el azúcar blanco a veces se refina con carbón de hueso animal (además, no se te dejes engañar por el nombre de “azúcar morena”, ya que se trata simplemente de azúcar blanca mezclada con melaza).

Si tienes dudas sobre cualquiera de los puntos anteriores, es mejor ponerse en contacto directamente con el fabricante. Ponerse en contacto con estas empresas directamente también es positivo, ya que destaca la necesidad de obtener una certificación vegana (¡diles que sería bueno que la obtengan!) y al mismo tiempo promueve la demanda de productos veganos.

– Contactar al fabricante

Habrá casos en los que todavía no estarás seguro de si algo es vegano. Por lo general, esto ocurre cuando un artículo está etiquetado como “vegetariano” y contiene un ingrediente que puede ser vegano o no, pero no hay más detalles para confirmar esto de cualquier manera. Esto depende completamente de ti, pero es posible que desees ponerte en contacto con el fabricante directamente, especialmente si es un alimento que solías comprar mucho y quieres tener más tranquilidad.

Si eliges ponerte en contacto, aquí tienes un pequeño consejo: se específico. Si solo preguntas “¿es vegano?” La mayoría de las veces dirán que no. Una buena pregunta es: “Me doy cuenta de que este artículo no aparece como vegano, pero obviamente no hay nada que no sea vegano en sus ingredientes. ¿Podría confirmarme si hay algo que lo hace inadecuado, es decir, la contaminación cruzada durante la fabricación o los ingredientes relacionados con productos de origen animal?”. Así es más probable que recibas una respuesta detallada.

Fuente: Veganuary.