Todas las frutas aportan muchas vitaminas y minerales. Por esta razón se deben consumir diariamente de tres a cuatro frutas. Este alimento debe estar presente en todas las comidas que realicemos en el día.

¿Qué aporta cada una?

  • Banana o plátano: rica en azúcares, contiene proteínas y grasas y además es rica en potasio, magnesio, hierro, vitaminas del grupo B y vitaminas C y E. Es una fruta para la nutrición porque brinda energía y te permite recuperar minerales. Muy buena para los más chicos y los deportistas. Es una fruta esencial para la hipertensión y las enfermedades reumáticas.
  • Frutas cítricas: la naranja, el pomelo o la mandarina contienen mucha vitamina C, fibras, calcio, sodio, fósforo y potasio. Se aconseja tomar en la mañana para eliminar las sustancias tóxicas y prevenir los resfríos. Además es antioxidante y ayuda a quemar grasas.
  • Manzana: actúa como una fibra soluble que ayuda a disminuir el colesterol, es antiinflamatoria del aparato digestivo, diurética y depurativa. Contiene proteínas, fibras, potasio, calcio, magnesio, hierro, vitaminas, agua y muchos nutrientes más. “Una manzana al día, mantiene al médico lejos”. 
  • Pera: contiene potasio, fibras solubles, vitamina C, hidratos de carbono y betacarotenos. Ayuda a mantener el control de azúcar en la sangre y alivia las digestiones lentas.
  • Frutilla: rica en ácido fólico, vitamina C, fibras y potasio, es muy baja en calorías y libre de grasas. Sus propiedades más importantes son su capacidad antioxidante y efectos anticancerígenos.
  • Melon y sandía: ricas en agua, ayudan al buen funcionamiento de los riñones. Tienen propiedades antiestrés, contienen vitaminas del grupo B, aportan energía y mantienen al sistema nervioso más sano.
  • Durazno: aporta calcio, magnesio, fósforo, vitamina B, entre otros nutrientes. Es un alimento diurético que ayuda a limpiar la vesícula.
  • Ciruela: fuente de vitamina C, fibras, potasio, hierro, fósforos, son laxantes y son beneficiosas para la sangre, el cerebro y los nervios. Se utilizan para problemas digestivos y estomacales porque contienen vitaminas del grupo E y retrasan algunos efectos del envejecimiento.