El vino tinto se ha dicho muchas veces de que es sano para nuestro cuerpo y en especial para nuestro corazón, pero es tan cierto esto? Descúbrelo en el siguiente artículo.

El vino tinto contiene fitonutrientes que pueden ayudar a bloquear los efectos de las dioxinas, una toxina que entra en el cuerpo principalmente a través de la dieta y puede presentar graves problemas de salud, incluido el cáncer. Claro, el vino tinto tiene siete veces el poder antioxidante del vino blanco, pero tampoco es igual al jugo de uva y deshidrata activamente el cuerpo. El vino tinto es una fuente de resveratrol, aunque hay datos humanos limitados y contradictorios que demuestran cualquier beneficio humano del resveratrol, especialmente en forma de suplemento.

En la década de 1980, el vino tinto fue promocionado como una posible explicación de la “paradoja francesa”, donde parecía que Francia tenía menores tasas de mortalidad que otros países, con un consumo de niveles similares de grasa saturada y de colesterol. Sin embargo, después de corregir la falta de notificación de las muertes por cardiopatía isquémica y teniendo en cuenta que los patrones alimentarios de Francia habían aumentado la ingesta de grasas saturadas y colesterol más tarde que la mayoría de los países, los números de mortalidad relacionados con el consumo de grasa animal y colesterol en Francia se alinearon con la de otros países.

Vino y Enfermedades

Las bebidas alcohólicas pueden ser carcinógenas para los seres humanos: casi 5.000 muertes por cáncer de mama al año pueden atribuirse a beber sólo ligeramente (hasta una bebida al día!!). Mientras que el vino tinto parece inhibir la enzima cancerígena aromatasa más que el vino blanco, incluso el vino tinto no neutraliza completamente el elevado riesgo de cáncer de mama asociado con el consumo de alcohol. Tambiénlos sulfitos añadidos a algunos vinos pueden liberar sulfuro de hidrógeno, el gas de huevo podrido que puede desempeñar un papel en el desarrollo de enfermedades inflamatorias intestinales.

Beneficios de los vinos no alcohólicos

El vino rojo no alcohólico puede ayudar a reducir los niveles de presión arterial. Al igual que con el vinagre balsámico, el vino rojo no alcohólico puede mejorar la función arterial. El vino sin alcohol también puede inhibir el crecimiento de las bacterias causantes de las caries. Asimismo, el vino tinto puede aumentar los niveles de insulina y triglicéridos, aunque el vino tinto no alcohólico no parece hacer lo mismo.

Así que ya sabes, es preferible evitar ciertos riesgos que trae el consumir cualquier bebida alcohólica, ahora bien, solo para dar mi opinión personal, creo que las bebidas alcohólicas como el vino y la cerveza se encuentran dentro de las menos dañinas, no significa que haya que abusar de ellas ( es lógico claro), el problema es que no todas las personas saben lo que es la moderación, por lo que esa decisión de tomar o no, la tendrás que realizar tú, tú decides cuan moderadamente sano o insano quieres que sea tu dieta. Lo importante que hay que entender, que el tanto el vino como cualquier bebida alcohólica no son necesarias para estar sanos y fuertes, mejor consume y vuélvete adicto a los vegetales y alimentos integrales!!

Saludos!

Fuente original: https://nutritionfacts.org/topics/wine/