Esto puede deberse a la ilusión de que los peces nadan en aguas limpias, o al hecho de que tienen una forma diferente a la de los animales terrestres. Incluso parece haber una idea profundamente arraigada de que los animales acuáticos no son parte de la clasificación del reino animal y que el consumo de pescado es similar y tan beneficioso como consumir alimentos vegetales, si eres vegano o vegetariano, de seguro que habrás escuchado, “oye y ¿el pescado es vegano?”, “yo no como carne, pero, como pescado o yo soy vegetariano/a pero como pescado”, etc, etc.

Entonces, ¿deberíamos estar comiendo pescado para promover la salud?, aquí mencionaré ciertos hechos acerca del pescado para analizar si es tan saludable este tipo de carne.

  1. La mayor parte de las grasas del pescado no es grasa saludable

Las grasas saturadas se han relacionado con enfermedades cardiovasculares. Se sabe que aumenta tanto el colesterol “malo” de LDL como los niveles de colesterol total. (1) De hecho, reemplazar solo el 5% de la energía de la grasa saturada con la misma cantidad de energía de los ácidos grasos poliinsaturados (los omega-3 se encuentran en esta categoría), ácidos grasos monoinsaturados o carbohidratos de los granos enteros, pueden reducir el riesgo de enfermedad coronaria en un 25%, 15% y 9%, respectivamente. (2)

El alto consumo de grasas saturadas también empeora la presión arterial. Se ha demostrado que al disminuir la grasa saturada y al aumentar la grasa monoinsaturada en la dieta se puede obtener una reducción de la presión arterial. (3)

  1. Colesterol

El colesterol dietético eleva los niveles de colesterol LDL en el cuerpo, pero en menor medida que las grasas saturadas. En promedio, por cada 200 mg de colesterol consumido por 2.000 calorías en la dieta, se verá un aumento en el colesterol LDL entre 8 a 10 mg / dl. (4)

Dado que la enfermedad cardiovascular es la causa de muerte número uno en el mundo, y que las grasas saturadas y el colesterol de los productos animales desempeñan un papel importante en esto, una reducción de los ácidos grasos saturados y del colesterol en la dieta sería tanto prudente como responsable.

Además, como seres humanos, no necesitamos comer colesterol en nuestras dietas, ya que nuestros cuerpos sintetizan todo el colesterol que necesitamos para nuestras funciones fisiológicas

  1. Contaminantes ambientales

La contaminación del hábitat marino con metales pesados ​​como el mercurio, subproductos industriales como la dioxina y PCB (bifenilos policlorados) y pesticidas / insecticidas como el clordano y DDT, también son un problema para nuestra salud. (5)

Un estudio del 2012 tomó muestras de peces de todo el mundo y encontró niveles peligrosos de mercurio en hasta el 84 por ciento de ellos, y la situación promete empeorar, ya que las emisiones de mercurio continúan aumentando a escala mundial. (6)

El mercurio es un metal pesado neurotóxico que es difícil de eliminar del cuerpo una vez que se ingiere. Puede causar una amplia variedad de trastornos neurológicos y puede inhibir la fisiología cardíaca normal cuando se acumula en el músculo cardíaco. (6) También tiene la capacidad de atravesar la barrera de la placenta en mujeres embarazadas y puede causar daño al sistema nervioso central en un feto en desarrollo. (7)

  1. Analizando el pescado en su conjunto

Una cosa es señalar los componentes dañinos individuales del pescado (o cualquier otra sustancia alimenticia), y otra es evaluar las tasas de enfermedad, discapacidad y mortalidad relacionadas con el consumo de estos mismos alimentos. Eso es lo que veremos aquí.

Si analizas más a fondo la literatura científica, descubrirás que es posible que no sea el consumo de pescado lo que se encargue de mejorar la salud del corazón. Esto fue evidente al observar el consumo de pescado en diferentes dietas de estilo mediterráneo, como se informó en un artículo de una revisión en el European Journal of Clinical Nutrition:

El consumo de pescado no está correlacionado positivamente con la mortalidad por cardiopatía isquémica. Eso sugiere que otros factores dietéticos, además del pescado, como el menor consumo de carne asociado al mayor consumo de pescado u otras diferencias en el estilo de vida tal vez hayan intervenido, lo que ayuda a explicar la naturaleza saludable de la dieta mediterránea. (8)

Así que fue el menor consumo de carne, o quizás la mayor ingesta de frutas y verduras, lo que se conoce por la dieta mediterránea que es responsable de una reducción en las muertes por enfermedades cardíacas, no por los peces.

La diabetes es otra enfermedad que organizaciones como American Diabetes Association (Asociación Americana de la Diabetes) han fomentado el consumo de pescado. Pero el consumo de pescado no beneficia y en realidad puede empeorar la diabetes tipo 2. (9)

Otro artículo de revisión publicado en 2014 analizó la prevalencia de la diabetes tipo 2 y el consumo de carne. (10) A medida que los individuos pasaban de ser veganos a vegetarianos, a pesco-vegetarianos a comedores de carne, la prevalencia de la diabetes tipo 2 aumentó. Los veganos tenían una prevalencia de diabetes tipo 2 del 2.9%, mientras que los pesco-vegetarianos (individuos que comen pescado, pero no otros productos cárnicos) tenían una prevalencia de diabetes tipo 2 del 4.8%. Eso es casi el doble de la tasa.

En Conclusión:

El consumo de pescado no debería fomentarse desde una perspectiva de salud, dado no solo a sus niveles inaceptables de mercurio, dioxinas y PCB (cuya toxicidad está bien establecida), sino también el contenido de colesterol y grasas saturadas.

La dieta ideal (o “estándar de oro”) desde el punto de vista de la salud deberá ser una dieta basada en alimentos integrales vegetales, lo que significa comer frutas, verduras, granos, legumbres, nueces y semillas, mientras se excluyen los alimentos de origen animal (como el pescado).

Es por eso, que cuando escuchas sobre estudios que afirman beneficios para la salud al comer a nuestros amigos con aletas, lo más probable es que las personas mejoran su salud porque mejoraron su dieta en general. Pasar de la dieta típica occidental a cualquier dieta con menos productos animales y alimentos procesados ​​hará maravillas para el cuerpo. También lo hará el aumento del consumo de frutas y verduras. Pero el comer pescado no lo hará.

Otro hecho fortuito también, porque los alimentos de origen vegetal también son generalmente mucho más fáciles de producir, usan menos agua y generan una huella ambiental significativamente menor que los alimentos de origen animal. En contraste, la práctica de obtener alimentos de origen animal (incluido el pescado) para el consumo humano está destruyendo el medio ambiente, y simplemente no es sostenible en los niveles de demanda actuales y en constante crecimiento.

Por último, muchos dirán que, si se puede tener un estado de salud muy sano al consumir pescado, y claro, es verdad, pero mientras lleves una dieta con alta cantidad de vegetales y una mínima cantidad de productos procesados, sin embargo, si comparamos el pescado con algunos alimentos más saludables, por ejemplo, frutas, verduras, frijoles y granos enteros, el pescado no es la mejor opción. Tu cuerpo te lo va a agradecer.

FUENTES:

  • Siri-Tarino PW, Sun Q, Hu FB, Krauss RM. Ácidos grasos saturados y riesgo de enfermedad coronaria: modulación por nutrientes de reemplazo. Informes actuales de aterosclerosis. 2010; 12 (6): 384-390.
  • Li Y, Hruby A, Bernstein AM, et al. Las grasas saturadas en comparación con las grasas no saturadas y las fuentes de carbohidratos en relación con el riesgo de enfermedad coronaria: un estudio prospectivo de cohorte. J Am Coll Cardiol. 2015; 66 (14): 1538-1548.
  • Rasmussen BM, Vessby B, Uusitupa M, et al. Efectos de los ácidos grasos saturados, monoinsaturados y n-3 en la presión arterial en sujetos sanos. Soy J Clin Nutr. Febrero de 2006; 83 (2): 221-6.
  • Comité de Dieta y Salud del Instituto de Medicina (EE. UU.); Woteki CE, Thomas PR, editores. Eat for Life: La guía de la Junta de Alimentos y Nutrición para reducir el riesgo de enfermedades crónicas. Washington (DC): National Academies Press (Estados Unidos); 1992. Capítulo 6, Grasas, colesterol y enfermedades crónicas. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK235018/.
  • United States Environmental Protection Agency NLFA Advisories Where You Live User’s Guide. (accessed Sept. 9, 2015).
  • Aschner M, Aschner JL. Mercury Neurotoxicity: Mechanisms of Blood-Brain Barrier Transport. Neurosci Biobehav Rev. 1990 Summer; 14(2):169-76. Available here (accessed Sept. 26, 2015); see also Azevedo BF, et al. Toxic Effects of Mercury on the Cardiovascular and Central Nervous Systems. J Biomed Biotechnol. 2012; 2012: 949048. Available here (accessed Sept. 26, 2015).
  • Gundacker C, Hengstschlager M. The Role of the Placenta in Fetal Exposure to Heavy Metals. Wien Med Wochenschr. 2012;162:201-206.
  • García-Closas R, Serra-Majem L, Segura R. Fish consumption, omega-3 fatty acids and the Mediterranean diet. Eur J Clin Nutr. 1993 Sep;47 Suppl 1:S85-90.
  • Djoussé L, Gaziano JM, Buring JE, Lee IM. Dietary omega-3 fatty acids and fish consumption and risk of type 2 diabetes. Am J Clin Nutr. 2011 Jan;93(1):143-50.
  • Barnard N, Levin S, Trapp C. Meat Consumption as a Risk Factor for Type 2 Diabetes. Nutrients. 2014;6(2):897-910.