Quiero contarles que ya me queda poco para conocer a Ian (1 mes aprox). Es por esto que este  sábado que pasó, organicé un baby shower con la familia y algunos amigos (los que no hicieron sandwich por el martes feriado :$).

Debo decir que me costó un poco encontrar alguna empresa veggie que haga tapaditos vegetarianos, así que decidí hacerlos yo.

El coctel consistió en:

-Empanaditas de champiñón-queso, espinaca-queso, y aceituna-queso. A estas las conseguí en la tienda “Felipe Didier”.

-Cupcakes de chocolate y nutella y torta decorada, que conseguí en “Santo Bocado” (vegetarianos, no vegan)

-Tapaditos vegetarianos que inventé yo e hicimos con mi nana Alicia y mi amiga Nati, de: palta-palmitos, quesillo-ciboulette (quesillo sin gelatina), rúcula, palta, tomate y queso y pasta de tofu-pimiento rojo.

-Hamburguesas de soya cortadas en 4 y dispuestas como pequeños triángulos, con salsa de mostaza, zanahoria y humus para untar.

– frutos secos

Finalmente no quedó nada!

Luego se dieron cuenta que todo era vegetariano y salió la conversación: “Eres vegetariana?” y yo les conté que sí. Ahí se armó un poco de revuelo cuando luego me preguntaron si Ian también iba a ser vegetariano. A lo cual mi marido y yo respondimos que si, por supuesto.

No escuché muchos de los comentarios porque fueron como al unísono jaja, pero si recuerdo las caras de signo de pregunta, de repudio y negación y de desagrado de la minoría de los participantes.

Mi mamá es vegetariana, así que ella me apoya totalmente, pero los que me preocupan son mis suegros, quienes no solo no son vegetarianos, sino que defienden el consumo de carne “por salud”. Pero tendré que fluir de acuerdo a las circunstancias mas adelante, y de apoco, explicarles que deben respetar la forma en que nosotros, los papas, elegimos criar a nuestro hijo, con plena consciencia, con apoyo de profesionales que conozcan a pleno los beneficios de una dieta vegetariana y con mucho amor y responsabilidad.

Luego de este fugaz momento, tuve una charla interesante con mi cuñado Ariel de 19 años, quien está interesado en informarse sobre el vegetarianismo en relación a la ecología, salud y hambre en el mundo, pero dijo no tener intenciones de hacerse vegetariano o vegano. Le mandé, para que vea, los documentales “food inc.” y “Earthlings” y para que lea el libro “El Estudio de China”. Cada tanto, en distintos momentos de la conversación, en que hablábamos de estudios sobre vegetarianos, aparecía mi suegro diciendo: “Hay estudios para todo!”. Parecía un loro.

Pero bueno, otra tema es que los regalos mas interesantes fueron un elemento que sirve para introducir una fruta y para que el bebé chupe el juguito, un cd de música de los Rolling Stones para bebé y unos cojines bordados a mano con historia tipo cuento.