La ciencia lo ha demostrado. Las algas son una importante fuente nutricional para el organismo humano, gracias a su alto contenido proteico y mineral.  Cada vez son más las personas que deciden incluir estas poderosas verduras de mar para garantizar una dieta equilibrada, saludable y nutritiva.

Un dato curioso: no todas las algas pueden ser utilizadas en la gastronomía, de hecho solo 50 especies de ellas son comestibles de un total de 25.000 especies de algas que existen en el mundo.

Beneficios de las algas en la alimentación

  1. Son una rica fuente de minerales, contienen alrededor de 30 (yodo, potasio, magnesio, manganeso, fósforo, bismuto, azufre, cloro, cobalto, galio, estaño,  circonio, etc.)
  2. Son ricas en vitaminas C, D, E, K y varias vitaminas del grupo B
  3. Son un perfecto estímulo para ayudar al organismo a reforzar el sistema inmunitario
  4. Poseen tanta vitamina A como el repollo y vitamina C como la naranja
  5. Son un rica fuente de clorofila, un depurador natural de los intestinos y sangre del organismo
  6. Ayudan a fortalecer el cabello y las uñas
  7. Contienen proteínas, hidratos de carbono, ácidos grasos esenciales y múltiples vitaminas
  8. Aportan vitalidad y energía al sistema nervioso
  9. Mejoran la función de las glándulas de tiroides ya que ayudan a equilibrar las glándulas endocrinas
  10. Según el tipo de alga marina, su contenido en hierro puede ser incluso el doble que el de las lentejas

La lista de beneficios sigue y sigue … ¡es un verdadero superalimento!

A continuación, algunas de las algas más conocidas y utilizadas:

  • Alga Nori

Se trata de un alga roja con sorprendentes cualidades. Además de ser un elemento clave para poder preparar sushi. Rica en fibra, betacarotenos, proteínas y  micronutrientes, se caracteriza por ayudar al organismo a interrumpir la mutación de las células cancerígenas así como por tener acción curativa en aquellas células cancerígenas del organismo.

  • Alga Kombu

Se trata de un alga de intenso sabor que ayuda a depurar y fortalecer los intestinos. También conocida como alga Kelp, posee propiedades remineralizantes así como un elevado contenido en yodo. Ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, mejora la circulación sanguínea, mejora la hipertensión y ayuda a bajar de peso.

  • Alga Wakame

Con una textura suave y agradable, el alga wakame posee un sabor similar al pescado y es una riquísima fuente de calcio. Es ideal para elaborar caldos y sopas sabrosas y nutritivas.

  • Alga Agar-Agar

Este tipo de alga se destaca principalmente por sus extraordinarias propiedades reguladoras de estreñimiento. Además de ser baja en calorías, el alga agar-agar está compuesta por un 80% fibra, de ahí sus estupendas propiedades digestivas. Es perfecta para eliminar o disolver el colesterol.

  • Alga Espirulina

Se trata de un alga que posee propiedades que benefician principalmente al sistema inmunitario del organismo. El alga espirulina contiene más de un 70% de proteínas así como abundante vitamina B12 y un altísimo contenido en vitamina A.

La mayoría de las algas se pueden incluir en sopas y salsas. También se pueden hervir durante 20 a 30 minutos y combinar con arroz, legumbres o verduras. Aunque si de verdad queres aprovechar de todos sus beneficios nutricionales, lo mejor es que las consumas crudas en las ensaladas.