Los llamados “súper alimentos” cada vez están más valorados por su cantidad de nutrientes y beneficios para el organismo. Estos se definen por; ser una excelente fuente de fibras, vitaminas y minerales. Además de antioxidantes, vitaminas A y E y el betacaroteno. Son de baja densidad calórica, están fácilmente disponibles y contienen propiedades que aumentan la longevidad. En resumen, un sinfín de beneficios para la salud comprobados científicamente.

¿Cuáles son? A continuación, una lista de alimentos para tener en cuenta …. todos tienen un fin en común: ayudar a que nuestro cuerpo funcione de la mejor forma posible.

Aloe vera

Es un excelente limpiador y antiséptico natural que penetra fácilmente en la piel y actúa como anestésico calmando todo tipo de dolores. Ayuda a tranquilizar los nervios. Se recomienda su uso en quemaduras, irritaciones, picaduras de insectos, heridas superficiales, erupciones, etc. Además, se puede usar como fortalecedor para el pelo, uñas y cutis en general.

Bayas Goji

Mejoran la función del sistema inmune y la vista. Protegen el hígado y regeneran la circulación, entre otras cosas. Se pueden consumir crudas, en jugos, en té o en forma de tintura. ¡Las bayas son uno de los mejores alimentos ricos en antioxidantes que podés comer!

Alimentos fermentados

Deliciosos y nutritivos, se utilizan regularmente en la cocina oriental. La fermentación realza el sabor de los alimentos y ayuda a que los mismos tengan una vida útil más larga. La fermentación permite a las bacterias, levaduras y mohos “pre digerir” y por lo tanto, descomponer los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas para crear los probióticos que ofrecen bacterias “amistosas”. Mantienen el sistema inmune fuerte y apoyan la salud digestiva en general.

Arándanos

Particularmente rico en ácidos grasos, tiene la capacidad de reducir los niveles de colesterol en la sangre. Con un alto valor antioxidante de “acción lenta”, su efecto es más sostenido en el tiempo. Asimismo, contienen agentes anti-inflamatorios efectivos contra la artritis, alergias y otras enfermedades.

Paltas

Fuentes de ácido oleico, ayudan a reducir el colesterol naturalmente. Además, concentran un alto grado de potasio, un mineral que ayuda a regular la presión arterial. Una taza de paltas tiene el 23% del valor diario de ácido fólico, un importante nutriente para la salud de la corazón. Incorporar la palta, agrega un sabor rico y cremoso a los platos diarios.

 Almendras, nueces, pecans y otros frutos secos

Alimentos de alto contenido de grasas buenas para la salud. Ricos en grasas mono insaturadas, se asocian con un menor riesgo de enfermedad cardíaca. Las almendras y las nueces están en el tope de la lista de nutrición, pero otros frutos secos son saludables también como los pistachos, pecans y las castañas de cajú. Reductores del colesterol, son fuentes de vitamina E, magnesio y antioxidantes.

Brotes germinados

Considerados uno de los más completos y nutricionalmente equilibrados, los brotes son un potente antioxidante y pueden ayudan a prevenir diversas enfermedades. Las semillas, granos y legumbres germinadas aumentan en gran medida el contenido natural de sus vitaminas. Los brotes eliminan los anti nutrientes y eso hace que sean aún más fáciles de digerir. Casi todos los vegetales y los cereales se pueden consumir germinados.

Espirulina

Considerada “el alimento del futuro” por su asombrosa cantidad de nutrientes y aminoácidos esenciales. Es una de las pocas fuentes vegetales de la vitamina B12. Proporciona una alta concentración de proteína completa de alta calidad que es más digerible que cualquier proteína animal. Actualmente, la espirulina ayuda a reducir la desnutrición global, la escasez de alimentos, la obesidad, la depresión, las enfermedades degenerativas, las deficiencias nutricionales, la anemia … y la lista sigue.

Maca

Mejora el sistema inmunológico, favorece la fertilidad, el equilibrio hormonal en las mujeres y la potencia sexual en los hombres. La raíz de la maca tiene un alto valor nutritivo: es rica en proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Se puede agregar a los alimentos (sopas, ensaladas, jugos) y actualmente, se encuentra en forma de harina, en polvo y en capsulas.