Los resultados del estudio CHAMACOS (Centro para la Evaluación de la Salud de Madres e Hijos de Salinas, en inglés: Center for the Health Assessment of Mothers and Children of Salinas) publicados recientemente, investigó una cohorte de nacimientos en California para ver la relación entre la exposición a contaminantes químicos en el embarazo y la infancia y el posterior desarrollo de comportamientos neurológicos. El estudio se realizó en California, debido a que la exposición a estos disruptores endocrinos y neurotoxinas están entre los más altos del mundo.

¿Qué encontraron? Los investigadores concluyeron que las exposiciones tanto prenatales como infantiles a estas sustancias químicas “se asociaban con una menor atención, coordinación motora fina y cognición” (particularmente la comprensión verbal) cuando los niños alcanzaban la edad escolar. “Este estudio, el más grande hasta la fecha, contribuye a la creciente evidencia que sugiere que los PBDE [difenil éteres polibromados, productos químicos retardantes de llama] tienen efectos adversos en el desarrollo neurológico infantil”. Los efectos pueden extenderse a la adolescencia, afectando de nuevo la función motora así como la función de la glándula tiroides. 

Estos productos químicos se encuentran en las madres, luego en el líquido amniótico, y luego en la leche materna. Cuanto más en la leche, peor es el desarrollo mental de los bebés, pero ¿cómo estas mujeres se exponen en primer lugar?

La pregunta ha sido: ¿Estamos expuestos principalmente de la dieta o el polvo? Investigadores de Boston recolectaron muestras de leche materna de 46 madres primerizas, aspiraron muestras de polvo de sus casas y las interrogaron sobre sus dietas. Los investigadores encontraron que ambos eran propensos a culpar. En cuanto a la dieta, una serie de productos de origen animal estaban implicados. Esto es consistente con lo que se ha encontrado en todo el mundo. Por ejemplo, en Europa, estos contaminantes químicos retardantes de llama se encuentran principalmente en la carne, incluyendo pescado y otros productos de origen animal. Es similar a lo que vemos con las dioxinas, que se encuentran principalmente en los pescados y otros alimentos grasos, en cambio, una dieta a base de plantas ofrece la menor exposición.

Las aves de corral parecen ser el mayor contribuyente de PBDEs. Los investigadores del USDA compararon los niveles en diferentes carnes, y fueron el pollo y el pavo las carnes con más altos niveles de estos contaminantes, luego fue la carne de cerdo y menos la carne de vacuno. Pero, ¿Cómo se contaminan los pollos en primera instancia?. Los pollos y pavos pueden estar expuestos indirectamente a través de la aplicación de lodos de alcantarillado en los campos donde se producen cultivos forrajeros, la contaminación de los suministros de agua, el uso de materiales ignífugos en la vivienda de las aves o la incorporación inadvertida de material ignífugo en las aves, o ingredientes para piensos.

¿Cuáles son los niveles de PBDE en los veganos? Sabemos que la ingesta de muchas otras clases de contaminantes es casi exclusivamente de la ingestión de grasas animales en la dieta. ¿Y si los sacamos de la dieta? Funciona para las dioxinas. Los niveles de dioxinas en veganos aparecen marcadamente ser más bajos que la población general. ¿Qué pasa con los productos químicos retardantes de llama? Los veganos tienen niveles más bajos en comparación con los vegetarianos, con aquellos que han sido veganos alrededor de 20 años, tienen incluso concentraciones más bajas. Esta tendencia a que los niveles químicos disminuyan cuanto más tiempo se come a base de plantas sugiere que los alimentos de origen animal contribuyen sustancialmente. Pero ten en cuenta que los niveles nunca bajan a cero; Así, la dieta no es la única fuente.

Los investigadores del USDA señalan que actualmente no hay límites reglamentarios sobre la cantidad máxima de estos contaminantes, “sin embargo, es deseable reducir los niveles de compuestos tóxicos innecesarios, persistentes en nuestra dieta”.

En salud,

 

https://nutritionfacts.org/2017/08/17/comparing-pollutant-levels-between-different-diets/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=889cdf9a65-RSS_BLOG_DAILY&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-889cdf9a65-24230645&mc_cid=889cdf9a65&mc_eid=d887c90362

Fuentes:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23154064
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23151181
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17396645
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22100397
  5. https://www.tib.eu/de/suchen/id/BLSE%3ARN189337873/Polybrominated-diphenyl-ether-PBDE-levels-in-the/ (estudio menos contaminantes en veganos)