Hace un año y por segunda vez en Argentina, un delfín murió tras varar en la orilla de una playa en la localidad de San Bernardo y ser sacado del agua por turistas para fotografiarse junto al animal. La triste imagen de la cría de delfín franciscano que fue cruelmente utilizado por los veraneantes para sacarse selfies recorrió el mundo. Para evitar que episodios como estos vuelvan a repetirse este verano, es que debemos estar informados acerca cómo proceder en este tipo de situaciones.

Si bien el varamiento de mamíferos marinos es un hecho poco común, las experiencias recientes muestran que la ignorancia resulta fatal ante en estas situaciones. Evidentemente, sacar a un delfín, un pez, una ballena, un tiburón u otro animal acuático de su medio es un acto de enorme crueldad. Pero ¿cómo podemos ayudarlos si nos enfrentamos a un episodio como este?

Quizás tu intuición te dirá que lo mejor es regresar al animal inmediatamente al agua de cualquier modo. Sin embargo, la solución no es tan sencilla. Los animales marinos no están preparados para soportar el peso de su cuerpo fuera del agua por lo que cualquier movimiento podría dañar sus órganos internos. Por otra parte, tomarlos desde la cola o las aletas puede causarles desgarros graves lo que generaría aún más daño al animal.

Organizaciones internacionales como National Marine Life Center en los Estados Unidos, explican que la mejor forma de ayudar a un animal marino varado es avisar a las autoridades correspondientes. Muchos países cuentan con instituciones especializadas en rescate de mamíferos acuáticos varados, incluyendo Chile. Por ello, ante una situación como esta, lo primero que debes hacer es dar aviso al 137 de la Armada o al 800320032 opción 5 (Denuncias y Reclamos) para comunicarte con la Unidad de Rescate, Rehabilitación y Conservación de Especies Protegidas (URCEP) de Sernapesca. Este número se encuentra habilitado las 24 horas 7 días a la semana. Ten en consideración que para acceder a la opción de rescates debes ingresar tu rut por lo que si eres extranjero, pide a una persona que tenga rut asignado que haga el llamado.

Mientras esperas ayuda, asegúrate de evitar que la gente se agrupe en torno animal porque esto le generará aún más estrés a un ser que probablemente ya está sufriendo. Evita además que perros u otros animales se acerquen o ladren cerca de él. Si se trata de especies como delfines o ballenas, revisa que su espiráculo (horificio respiratorio) esté despejado. Luego puedes mojar su cuerpo con agua de mar para mantenerlo húmedo evitando que entre agua por su horificio respiratorio.

Es importante recordar que otras especies como tortugas, lobos marinos o leones de mar y sus crías pueden usar las playas para descansar como parte de su comportamiento natural por lo que no es necesario devolverlos al agua. Sin embargo, si ves algún animal marino enfermo, herido o atrapado en restos plásticos o redes, puedes comunicarte con el URCEP para recibir más orientación a cerca de cómo ayudarlo.