¡Hola Zanahorias!

En mi receta anterior les comenté brevemente lo afortunada que soy por la mamá que tengo. Hoy les cuento que además, en esta vida, he sido premiada con dos hermanas maravillosas… I’m a very lucky girl!

Hace algunos meses asistimos las tres sistas juntas a un taller de desayunos y snacks saludables dirigido por la amorosa y seca Susana Acuña, aprendimos muchas preparaciones ricas y lo pasamos muy bien!

Aquí les comparto una de las delicias que probamos ese día 🙂

Estas galletitas son ricas y nutritivas, quedan increíbles acompañadas con patés vegetales o hummus, ¡pruébenlas!

  • Ingredientes

1/2 taza semillas de chia
1/2 taza semillas de maravillas
1/2 taza pepitas de zapallo
1/2 taza semillas de sésamo natural
1 taza agua filtrada
1 unidad diente de ajo molido
1/4 cucharadita sal de mar (+ adicional encima)
A gusto pimienta negra y/o otras especias

  • Preparación

1. Precalentar el horno a 150° y poner una hoja de papel para hornear dentro.
2. En un bowl grande combinar las semillas de chia, maravilla, pepitas y sésamo y luego agregar el agua, ajo
y sal y mezclar bien. Dejar que la mezcla repose unos 15 minutos para que la chía absorba el agua. Una vez
listo, al mezclarlo nuevamente no debería haber un montón de agua en el fondo del bowl, si esto ocurre dejar
remojando un par de minutos más.
3. Con ayuda de una espátula, esparcir la mezcla sobre la hoja en 2 rectángulos pequeños de alrededor de 30
cm x 18 cm y de entre 3 a 6 mm de espesor. Poner sal adicional encima.
4. Hornear por 30 minutos, sacar del horno para cuidadosamente voltear y hornear por 15 a 20 minutos más
(dependiendo del grosor) hasta que estén suavemente doradas en las orillas. Poner mucha atención al horno
hacia el final para asegurarse que no se quemen.
5. Dejar enfriar por 10 a 15 minutos y luego partir en rectángulos más pequeños y dejar enfriar completamente.

* Guardar en un contenedor con tapa por hasta 2 semanas. También puedes congelarlas por hasta 1 mes.
TIP: Si se ponen blandas al guardarlas (lo que puede ocurrir en ambientes húmedos) poner en el horno a 150° por 5 a 7 minutos, o sobre un tostador suave. Después de enfriar deberían volver a su textura original.