Recién el año pasado, a mis 33, asumí que estaba pasando por un periodo de estrés. Mi mamá siempre me decía ´relájate, no seas tan auto exigente, descansa…` y yo le respondía ´mamá, estoy relajada,  te juro… no es que me exija más de la cuenta o no quiera descansar ¡simplemente me encanta estar ocupada y hacer varias actividades!`. Y es que de verdad estaba convencida de que así era, hasta que me vino una crisis de pánico a causa de un cuadro ansioso por estrés, según diagnosticó el médico.

Recién ahí me di cuenta de que necesitaba dedicar tiempo exclusivamente para MI, como me dijo el médico ´olvídate un momento del deber y prioriza el querer`. Finalmente comprendí que el DESCANSO, el tiempo de ocio, es muy necesario para mantenernos sanos.

Aprendí a dormir siestas los fines de semana (lo que por siempre consideré como los minutos más malgastados de la vida jajaja), los mantras se convirtieron en mis mejores amigos para calmar la ansiedad y la aromaterapia un nuevo aliado.

Lo primero que me compré fue el roll on ZEN de Apícola del Alba un mix relajante de aceites esenciales naturales de lavanda, melisa, palo de rosa y sándalo. Lo aplico en las muñecas, lo inhalo profundamente y listo. En la aromaterapia, cualquiera que sea el aroma que te guste, automáticamente te llena de agrado y bienestar, te obliga a respirar a pleno pulmón, y eso, a la primera, nos disuelve una parte de la tensión y del estrés.

Desde tiempos inmemorables esta propiedad de los aceites esenciales ha sido usada en la salud de los humanos. Las moléculas aromáticas que producen ciertas plantas contienen principios activos que gatillan muy rápidamente respuestas del sistema límbico, afectando directamente a las emociones y al ser humano por completo.

Los productos de la línea de aromaterapia de Apícola del Alba son elaborados a partir de aceites esenciales naturales, potencian estados emocionales positivos y complementan el cuidado de la salud física y emocional. Además, están libres de:

  • Parabenos
  • Perfumes sintéticos, conservantes y colorantes artificiales
  • Sales de aluminio y aceites minerales
  • Aceite de palma
  • y por supuesto no son testeado en animales

El roll on que les conté lo ando trayendo siempre conmigo, cuando a alguien en la oficina le duele la cabeza le aplico un poco en sus muñecas ¡y les ayuda ene!. Mientras que en mi casa tengo una almohadilla con óleo zen que por lo general ocupo unos minutos en las noches, mientras escucho a Snatam Kaur (al final les dejo un video por si no la conocen) Espero que estos datos les sirvan, no esperen a colapsar para hacerse cargo de su salud, muchas veces con tanto quehacer no logramos reconocer lo que realmente necesitamos y queremos.