El pasado 3 de Abril ocurrió un hito importante en la lucha por la conservación del ecosistema excepcional que existe en el área de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt.
La Fundación “Mission Blue, fundada por la destacada oceanógrafa Sylvia Earle declaró al Archipiélago de Humboldt como HOPE SPOT (“Punto de esperanza”) para la conservación de los ya frágiles océanos.

El archipiélago de Humboldt es considerado por científicos de todo el mundo como uno de los lugares con mayor biodiversidad y ecológicamente importante no sólo en la costa de Chile, sino en todo el Pacífico sudeste.

¿Por qué es tan importante la preservación de este Archipiélago?

  1. Es hogar del 80% de la población de pingüinos de Humboldt del mundo.
  2. Ecosistema único en el cual habitan diferentes especies de aves marinas, lobos marinos, nutrias, delfines y orcas.
  3. Es uno de los principales puntos de alimentación, durante época de verano, para ballenas azules, de aleta y jorobadas.
  4. El Archipiélago es ecosistema de grandes bosques de algas, que sirven de hogar y actúan como cuidadores de una gran cantidad de especies de peces e invertebrados, además de cumplir un rol fundamental para la subsistencia del krill propio de la corriente de Humboldt.
  5. El archipiélago ha servido de fuente de pesca para comunidades locales desde tiempo ancestrales y a esto se suma la creciente actividad turística en el área, poniendo fuerte énfasis en el desarrollo sustentable y educación.

Petición de protección:

Mission Blue, junto a comunidades locales, ExploraSub Dive Center, Fundación los Choros y diversos científicos, piden protección para las ocho islas, junto a reservas marinas, en una extensión de radio que abarque tres millas nauticas (5,556 kilómetros).

Al mismo tiempo, se solicita la implementación de un área marina protegida de múltiple uso, en todo el archipiélago, que tendrá como objeto ayudar a proteger el ecosistema existente, además de promover un uso sustentable del lugar.

“Por más de 50 años he explorado ecosistemas marinos en todo el mundo y lo que puedes ver en el Archipiélago Humboldt es realmente extraordinario”, señaló la Dr. Sylvia Earle.  Agregó que “Fui una buzo afortunada, en 2017, al poder ver tanta vida y especies en sólo un par de minutos bajo las olas.”

La Dr. Earle señaló además que “Cuidar del Archipiélago Humboldt es importante para los peces, algas, corales y otras criaturas marinas que llaman a este lugar hogar, pero también es importante  para los humanos porque un océano sano y funcional es aquello que hace posible la vida en la tierra. Si no hay azul, no hay verde.”

Fotografía: ExploraSub

El Peligro de Dominga:

El proyecto de megapuerto de Dominga amenazaría con la brutal destrucción de este ecosistema único marino:

  • El tráfico de embarcaciones generaría riesgo de colisiones con ballenas y altos niveles de contaminación acústica, el cuál no sólo afectará a los cetáceos residentes y de paso en el lugar, sino también peces y otros invertebrados marinos.
  • Descargas de aguas tóxicas en el agua, desde motores de embarcaciones y actividades portuarias, voluntarias o involuntarias, impactarían radicalmente en el desarrollo y vida de la flora y fauna del lugar.
  • Tanto actividades de ecoturismo como pesca artesanal se verán negativamente afectadas por los impactos de contaminación y destrucción.
  • Varios son los puertos que existen en lugares cercanos al Archipiélago. Puertos que podrían ser perfectamente utilizados y sin la necesidad de destruir este ecosistema único. La construcción de un megapuerto se hace totalmente innecesaria.

Depende de todos nosotros alzar la voz y seguir luchando por lugares como éste (de carácter único en el mundo) para que se mantengan libres del egoísmo y la avaricia humana.

Destruir este lugar no se justifica desde ningún punto de vista, y no se necesita ser activista, ni científico para darse cuenta de ello. Sólo se necesita tener sentido común y empatía.